Las altas temperaturas amenazan la campaña de la alcachofa
La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) señala que la ausencia de frío dificulta que las hojas del fruto se cierren adecuadamente, lo cual propicia su depreciación comercial
Las altas temperaturas amenazan la campaña de la alcachofa y el desarrollo de otras hortalizas y cultivos

Valencia, 28 de enero de 2014. Las elevadas temperaturas, absolutamente inusuales para esta época del año, que vienen caracterizando la evolución climática del invierno en la Comunitat Valenciana están provocando a su vez considerables trastornos en buena parte de los cultivos. La alcachofa es, hasta el momento, el producto más amenazado por esta coyuntura. Los servicios técnicos de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) constatan que la ausencia del frío indispensable está impidiendo en muchos casos que las hojas del fruto se cierren adecuadamente, de tal manera que una parte significativa de la cosecha de alcachofa de la provincia de Valencia podría sufrir una depreciación muy notable de su calidad comercial como consecuencia directa del clima. Las comarcas más afectadas por esta situación son las más próximas a la costa: L´Horta Nord, L´Horta Sud y La Ribera, si bien un descenso de las temperaturas en los próximos días tendría repercusiones muy favorable en la futura evolución de la alcachofa.

Pero no sólo la referida hortaliza está sufriendo los efectos de este invierno anómalo. La coliflor, la col repollo y, en menor medida, la lechuga también presentan síntomas preocupantes en su comportamiento fisiológico que pueden traducirse a corto plazo en una disminución de su calidad y, en consecuencia, en una caída de sus precios. Sin embargo, esta coyuntura climática tendrá efectos favorables para las futuras cosechas de cebollas y patatas.

En cuanto a la incidencia de las altas temperaturas –que se han situado durante las últimas semanas entre cuatro y cinco grados por encima de lo que suele ser habitual en estas fechas– en otras producciones agrarias hay que subrayar que las repercusiones también serán negativas para la correcta evolución fisiológica de los frutales de verano porque los árboles precisan de una serie de horas de frío que no están teniendo este año, lo cual puede retrasar su ciclo vegetativo natural e incluso incidir sobre sus niveles productivos y la calidad del fruto. El olivar o el almendro precisan igualmente de esas horas de frío que, por el momento, este invierno no les está proporcionando.
Los cítricos, mientras tanto, tampoco son inmunes al calor impropio de estos meses. En su caso, y al margen de los graves problemas que arrastra la producción de naranja Navelina durante la actual campaña debido a la incidencia de la fisiopatía denominada “clareta”, las altas temperaturas favorecen una floración prematura en los árboles, una circunstancia que tendría consecuencia fatales sobre la próxima cosecha en caso de que se registrase una helada. Igualmente, los elevados valores del termómetro favorecen la aparición de hongos, aceleran la maduración de los frutos y retraen el consumo.
Imagenes.

Sin imagen

Sin imagen
Enviar noticia a un amigo Click
Origen de la noticia: AVA-ASAJA
Fecha de inserción: 2014-01-28 a las 19:47:49
Herramientas de segunda mano para patios y Jardines.
Semillas y plantas para tu Jardin.