Archivo de la etiqueta: lluvias

El temporal de lluvias tiene en general efectos positivos

Los productores de ortanique no podrán beneficiarse del seguro porque ya concluyó el periodo de garantía, por lo que AVA-ASAJA pide a Agroseguro que lo prorrogue

El temporal de lluvias tiene en general efectos positivos para el campo, pero el viento causa daños en cítricos, frutales, hortalizas y almendros

Valencia, 23 de abril de 2019. El temporal de intensas lluvias que ha venido azotando a la Comunitat Valenciana durante los últimos días ha dejado un sabor un tanto agridulce en la agricultura. En líneas generales, el agua ha resultado muy beneficiosa, especialmente para cultivos de interior como el viñedo, máxime porque el campo valenciano estaba muy necesitado de lluvias y este episodio ha supuesto un aporte hídrico importante que ha servido, además, para limpiar el arbolado y recargar acuíferos y pantanos, de acuerdo con una primera estimación de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

Sin embargo, hay que apuntar que en aquellas zonas donde las precipitaciones han superado los cien litros por metro cuadrado -fundamentalmente en la comarcas de la Safor, la Marina y también en algunos puntos de la Ribera- se han producido inundaciones y desperfectos por arrastre de tierras. Habrá que esperar la evolución del estado de esas parcelas para poder valorar de manera precisa el alcance de los daños. En el caso de que en los próximos días suban las temperaturas será preciso efectuar en las explotaciones que hayan quedado anegadas tratamientos específicos para combatir la aparición de hongos.

Si las lluvias, y pese a los problemas puntuales ya apuntados, han sido positivas para la agricultura no puede decirse lo mismo en absoluto de las rachas de viento que han soplado con extraordinaria violencia y de forma continua a lo largo de estos últimos días. La fuerza del aire ha provocado daños por rameado -es decir, por los golpes de las ramas sobre los frutos- en el cultivo de los cítricos y también en variedades extratempranas de frutales como el melocotón y la nectarina. Además, ese mismo viento ha tirado al suelo una cantidad significativa de fruta y en aquellas producciones que se encuentran en la fase inicial de su desarrollo, como sucede con el caqui, ha secado numerosos brotes o los ha tronchado. Asimismo, se constatan daños en nísperos y cerezas.

Respecto a los cítricos hay que lamentar la situación en la que queda la variedad ortanique respecto al seguro, ya que el período de cobertura finalizó el pasado 31 de marzo y como la maduración de la referida mandarina ha llegado con retraso y la demanda comercial muestra cierta atonía aquellas producciones que se han visto afectadas por el temporal no podrán acceder al cobro del seguro pese a haberlo contratado. Por ello, AVA-ASAJA va a dirigirse a Agroseguro para que, a la vista de esta coyuntura, prorrogue la validez de la fase de garantía de esta variedad.

Los almendros de las comarcas de interior también han sufrido igualmente la incidencia negativa del viento, una circunstancia que se suma a los daños causados por las últimas heladas. La combinación de ambos factores ha supuesto que en algunas zonas de las comarcas de Utiel-Requena o los Serranos el grado de afección sobre el cultivo llegue al 50% de la cosecha e, incluso, en la aldea de las Cuevas, en Utiel, ese nivel de afección llega al 70%. La virulencia del viento ha sido tal que ha llegado a arrancar algunos árboles.

Por último, la potencia del aire también se ha ensañado con algunas hortalizas y de manera muy especial con la cosecha de patata de l´Horta Nord. El viento ha destrozado muchas plantas de patata, sobre todo en aquellas parcelas más próximas al mar y que, por tanto, se encuentran más expuestas, con el resultado de que la producción sufrirá una severa merma. Al mismo tiempo, la gran cantidad de agua acumulada estos días está obligando a retrasar las labores de la siembra en el cultivo de la chufa y los agricultores que ya han realizado esa tarea esperan ahora para evaluar el estado de sus campos tras el temporal por si fuese necesario replantar de nuevo.

Las lluvias de diciembre han sido un 86% menores que la media histórica en la CHG

El valor acumulado desde el inicio del año hidrológico (1 de octubre) hasta el 31 de diciembre, registra un déficit de precipitación del 11% en los embalses de la cuenca con respecto al valor medio del mismo período de los 25 años anteriores, en la provincia de Jaén se eleva hasta el 17%.

Juan Luis Ávila asegura que la falta de agua en el mes de diciembre está arrugando el fruto en muchas zonas de la provincia de Jaén donde las precipitaciones se hacen necesarias para la próxima campaña de aceituna.

Jaén, 11 de enero de 2019. El Informe Pluviométrico Mensual del mes de diciembre de 2018 de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, consultado por COAG Jaén, recoge que la precipitación media en los embalses de esta zona durante el mes de diciembre de 2018 ha sido de 13 mm, un 86% inferior al valor de la media histórica del mismo mes (94 mm).

Además, otro dato, que hace no echar las campanas al vuelo tras conocer que el 2018 fue el tercer año más lluvioso de la historia, es que en lo que llevamos de año hidrológico, desde el 1 de octubre hasta el 31 de diciembre, se ha registrado un déficit de lluvias del 11% con respecto a la media del mismo periodo de los 25 años anteriores.

La falta de precipitaciones, aunque ha permitido una rápida recogida de la cosecha de la aceituna en la provincia de Jaén, está por el contrario arrugando el fruto como consecuencia del estrés hídrico, según explica Juan Luis Ávila, secretario general de COAG Jaén. “El olivar desde principios de año está quedando en un mal estado tras la recolección y el agua empieza a ser muy necesaria, de forma que el escenario para la próxima campaña empieza a tener nubarrones”.

Debido a las escasas precipitaciones registradas durante el mes de diciembre, la tendencia en la distribución provincial de las precipitaciones acumuladas desde el inicio del año hidrológico se ha invertido respecto a la media registrada de los últimos 25 años, siendo menor, según los datos del informe.

Las escasas precipitaciones más significativas en el mes de diciembre se han registrado en la cabecera del río Guadalquivir y sur de la provincia de Jaén. Donde más ha llovido ha sido en el pantano del Quiebrajano (24 mm) y en el que menos en el Giribaile (9,8mm).

Asimismo, entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre, en la provincia de Jaén se registraron 191 mm, frente a los 231 mm de media de los últimos 25 años, lo que supone un 17,31% menos de lluvia en estos tres meses respecto a la media histórica. En este periodo donde más ha llovido ha sido en el embalse del Tranco de Beas (274.5 mm) y donde menos en El Dañador (135.7 mm). Según se puede ver en el siguiente cuadro:


EMBALSES DE JAÉN

PRECIPITACIÓN DICIEMBRE   (en mm)

PRECIPITACIÓN DESDE EL 1 DE OCTUBRE (en mm)
Tranco de Beas 22.1274.5
Aguascebas 22.4261.3
Bolera 15.3179.6
Siles 12.6158.2
Dañador 11.2135.7
Guadalén 14.2173.7
Fernandina 13.7151.0
Guadalmena 11.2163.2
Giribaile  9.8 161.9
Quiebrajano 24.0274.1
Rumblar15.1192.4

(FUENTE: Sistema Automático de Información Hidrológica del Guadalquivir).