Archivo de la etiqueta: etiquetados zumos

El sector español de zumos y néctares reduce el contenido de azúcares añadidos en los néctares

La Asociación Española de Fabricantes de Zumos muestra una vez más su compromiso con el fomento de buenos hábitos alimentarios, sumándose a las iniciativas puestas en marcha por el Ministerio de Sanidad y la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB)Asozumos se compromete a reducir en un 10% el contenido de azúcares añadidos en los néctares de melocotón, naranja y piña sin edulcorantesLos zumos de fruta quedan excluidos de esta medida ya que únicamente contienen el azúcar natural que contiene la fruta de la que procedenMadrid, 22 de enero de 2019.- 

La Asociación Española de Fabricantes de Zumos (Asozumos) ha hecho oficial esta mañana su participación en el Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los Alimentos y Bebidas y otras Medidas 2020 junto con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.  Estas iniciativas tienen como objetivo promover una alimentación saludable, y se centran en la reducción de sal, azúcares añadidos, y grasas en más de 3.500 productos que, en el promedio de la cesta de la compra, aportan el 44,5% de la energía total diaria. Este Plan se inició hace un año, implicando a la industria de la alimentación y bebidas, la Administración y otros sectores como la distribución, la restauración moderna, la distribución automática y la restauración social.
Con la participación en esta iniciativa, el presidente de Asozumos, Javier Lorenzo pone de manifiesto que «desde el sector de zumos y néctares apostamos por el fomento de los buenos hábitos alimentarios, manteniendo una escucha activa a los requerimientos de la sociedad. Por ello gran parte de la industria de zumos nos comprometemos a reducir en un 10% el contenido de los azúcares añadidos en los néctares de melocotón, naranja y piña sin edulcorantes».Si en este compromiso sólo aparecen los néctares es porque la categoría «zumo de fruta» no puede contener azúcares añadidos ya que así lo regula la legislación y por tanto, no hay cabida a ninguna reformulación. Así establece en toda Europa la Directiva 2012/12/UE traspuesta a la legislación española por el Real Decreto 781/2013, por la que no se autoriza la adición de azúcares y aditivos a los zumos de frutas.El proceso de reformulación de los néctares va de la mano de los gustos y preferencias de los consumidores, así como de las tendencias marcadas por la UE. Sin olvidar que son esfuerzos en formulación e innovación que deben realizarse a través del cumplimiento de la seguridad alimentaria, la óptima calidad de los productos y el adecuado aporte nutricional enmarcado en un estilo de vida saludable.Compromiso de la industria con la sociedadAsozumos trabaja para poner a disposición de la sociedad productos saludables y seguros, pero también para transmitir de manera clara y transparente las características nutricionales y organolépticas de los zumos y néctares que ofrecen sus asociados.

El etiquetado de los zumos y néctares españoles, ejemplo en nuestra industria alimentaria


. El sector está regulado por el Real Decreto 781/2013 en materia de elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad  . Además, la Asociación Española para el Autocontrol de Zumos y Néctares (AEAZN) vela por la autenticidad y la calidad y lucha contra el fraude y la adulteración de los productosMadrid, 19 de diciembre de 2018.- El Real Decreto (RD) 781/2013, por el que se regula la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos y néctares españoles, hace que la industria sea un ejemplo de transparencia en todos estos ámbitos.El secretario general de la Asociación Española de fabricantes de Zumos (Asozumos), Alfonso Mena, afirma que «desde Asozumos estamos comprometidos con la transparencia en todo el proceso de elaboración y la composición de nuestros zumos y néctares». «Así, los consumidores pueden disfrutar de un alimento que preserva las propiedades de las frutas de las que proceden», añade Mena.
Los zumos de frutas son alimentos mínimamente procesados y su elaboración se caracteriza por las restricciones en lo que a aditivos respecta. Los compuestos o ingredientes que pueden ser añadidos están recogidos en el anexo 1.B del Real Decreto mencionado anteriormente. Únicamente se permite la adición de vitaminas y minerales autorizados por la legislación a través del Reglamento (CE) nº 1925/2006 del 20 de diciembre de 2006.En cuanto a los aditivos alimentarios, la industria solo puede incluir aquellos contemplados en el Reglamento (CE) nº 1333/2008 del 16 de diciembre. Para los zumos y néctares, sean o no procedentes de concentrado, «únicamente está autorizada la incorporación de los aromas, pulpas y células procedentes de la misma fruta», explica Alfonso Mena.Sólo para los néctares, se permite la incorporación de azúcares en una cantidad no sea superior al 20% del peso total del producto, pudiendo sustituirse total o parcialmente por miel o edulcorantes. De manera excepcional, puede añadirse zumo de limón y de lima como acidificantes sin modificar al denominación del producto y en una cantidad inferior a los 3 gramos por litro de zumo.  
El artículo 2 del Real Decreto (RD) 781/2013, por el que se regula esta categoría de bebidas, establece las disposiciones específicas sobre etiquetado, presentación y publicidad. Dicho artículo determina todos los casos en los que deben aparecer reflejadas en el etiquetado las frutas de las que proceden los zumos y néctares. Es decir, todos, salvo aquellos en los que los zumos de limón y lima sean utilizados exclusivamente como acidificantes. También en el caso de que estén compuestos por más de tres frutas, en cuyo caso podrá utilizarse la denominación «varias frutas».  El sector es, además, referente administrativo nacional en materia de autocontrol de la calidad en el ámbito alimentario, gracias a la Asociación española de Autocontrol de Zumos y Néctares (AEAZN). Esta organización sectorial se ocupa de fomentar y vigilar la libre y leal competencia entre las empresas españolas del sector. El control de la autenticidad y de la calidad de sus productos y la lucha contra el fraude y la adulteración son sus principales objetivos.