Archivo de la etiqueta: ava-asaja

Se reclaman herramientas para frenar el Cotonet

Los dirigentes agrarios denuncian la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones para garantizar la sanidad vegetal

AVA-ASAJA y LA UNIÓ reclaman hoy en Valencia herramientas para frenar el Cotonet de Sudáfrica y compensaciones por los 120 millones de pérdidas

València, 10 de julio de 2020. Centenares de agricultores convocados por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y La UNIÓ de Llauradors i Ramaders reclamaron hoy en Valencia, a las puertas de la Delegación del Gobierno, la autorización de herramientas de lucha eficaces y el pago de compensaciones por los daños ocasionados por la plaga del Cotonet de Sudáfrica, cuyas pérdidas durante la próxima campaña citrícola superarán los 120 millones de euros en la Comunitat Valenciana (6 millones por el coste de los tratamientos y 114 millones por los perjuicios directos sobre la fruta).

La concentración, que contó con el lema ‘Nuestros cítricos están en peligro. Soluciones para el Cotonet ya’ y con el respaldo de FEPAC-ASAJA Castellón, UPA-PV y el Comité de Gestión de Cítricos, hizo hincapié en la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones competentes –autonómica, nacional y europea– para aportar soluciones que permitan garantizar la sanidad vegetal en la agricultura valenciana.

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, rechazó “el juego de tenis que están disputando la conselleria de Agricultura y el Gobierno central, cuando todos tienen culpa en el problema de las plagas y enfermedades agrarias. El Gobierno no evitó la entrada del Cotonet por el puerto de Sagunto y la Generalitat tampoco hizo los deberes para erradicarlo. Luego está la Unión Europea, cuya política fitosanitaria suprime materias activas sin ofrecer alternativas viables, lo que dispara el desperdicio alimentario y arruina a los agricultores”. Por ello, Aguado instó a “no votar a quien no soluciona nuestros problemas”.

El secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, reprochó que “nos hacen la vida imposible, somos un auténtico coladero de plagas y encima, mientras a los agricultores europeos nos prohíben cada vez más materias fitosanitarias, dejan entrar importaciones de países terceros que siguen utilizando esas mismas sustancias, lo que genera una competencia desleal. La Generalitat da ayudas a todos menos a los agricultores y cuando nos prometen algo, después no lo cumplen. En cuanto al ministro de Agricultura, Luis Planas, no hace nada por los agricultores valencianos y parece que busca un sillón en Bruselas”.

Tras los parlamentos, los representantes de las organizaciones agrarias registraron un documento reivindicativo dirigido a la delegada del Gobierno, Gloria Calero, para que traslade a Madrid otras demandas como la asignación de un único puerto de entrada por Estado Miembro de los cargamentos de cítricos procedentes de terceros países, a fin de lograr la máxima especialización y mejorar la coordinación de los controles fitosanitarios de la UE; establecer inspecciones de seguridad alimentaria y sanidad vegetal en los países de origen; exigir al laboratorio nacional de referencia, que el Gobierno ha trasladado de Valencia a Lugo, que realice análisis de muestras asintomáticas a la fruta que entra por el puerto de Vigo; así como establecer una etiqueta distintiva que realce las ventajas fitosanitarias y ambientales que presentan los productos agrarios europeos respecto a los foráneos.

Con este acto de protesta, el sector agrario valenciano da continuidad al calendario de movilizaciones iniciado a principios de año, interrumpido durante el estado de alarma por el Covid-19 y retomado el pasado 26 de junio con un acto ante la conselleria de Agricultura en protesta por la desastrosa campaña de cebollas y patatas en la huerta valenciana. Si las administraciones no proporcionan soluciones, el sector agrario valenciano presagia un “otoño caliente”.

Perdidas de citricultores por valor de 300 millones

Los productores valencianos de cítricos han perdido en esta campaña más de 1,5 millones de euros cada día, según el análisis realizado por esta organización

Un informe de AVA-ASAJA desvela que las pérdidas de los citricultores rondan ya los 300 millones y que el 27% de la cosecha no ha podido comercializarse

Valencia, 14 de marzo de 2019. La actual campaña citrícola, con el 87% de la cosecha de la Comunitat Valenciana ya comercializada o vendiéndose actualmente en los mercados, entra en su recta final y lo hace presentando un balance verdaderamente catastrófico para los productores. Un detallado informe elaborado por los servicios técnicos de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) revela que las pérdidas que acumulan los agricultores dedicados al cultivo de naranjas y mandarinas, desde el pasado mes de septiembre y hasta la fecha, rondan ya los 300 millones de euros, -concretamente 295,9- lo que convierte al presente ejercicio en uno de los más calamitosos en toda la larga historia de la citricultura valenciana.

El desastre ha sido de tal magnitud que algo más del 27% de la producción  ni siquiera ha encontrando salida comercial, debido en parte a los efectos de las lluvias torrenciales del pasado mes de noviembre, pero a causa sobre todo de la ralentización de una demanda que no ha conseguido absorber la totalidad de la cosecha a través de un mercado que ya estaba muy saturado por la competencia desleal que ejercen los cítricos procedentes de terceros países.

Esa apreciable cantidad de fruta que se ha quedase colgando del arbolado ante la ausencia de compradores ha generado a su vez un sobrecoste adicional a los agricultores que se han visto envueltos en esta coyuntura, puesto que, además de quedarse sin vender sus cítricos, han tenido que retirarlos de los árboles para no provocarles un desarreglo hormonal.

El volumen global de esas cuantiosas pérdidas económicas que recoge el análisis de AVA-ASAJA y arrastran los cultivadores valencianos de cítricos, que son los verdaderos damnificados por esta la crisis, equivale a decir que desde que arrancó la temporada los productores han perdido 1,5 millones de euros cada día. Si bien los resultados han sido negativos para la mayor parte de las variedades citrícolas, las clementinas y las navelinas son las que se han llevado la peor parte.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, además de calificar la campaña de «absolutamente desastrosa», subraya que «lo que ha sucedido sirve para demostrar de manera inequívoca tanto que los mecanismos ante situaciones de crisis de la Política Agraria Común (PAC) no sirven para nada: son letra muerta, papel mojado, como que las Administraciones -la autonómica, la central y la de Bruselas- muestran una incapacidad manifiesta para adoptar medidas eficaces que alivien verdaderamente los problemas de los productores que son, en definitiva, quienes de verdad están sufriendo los efectos de esta coyuntura insostenible».

Ante este panorama, Aguado señala que «hace falta un replanteamiento general a la hora de abordar la cuestión citrícola. Las Administraciones tienen que dejar de pasarse la pelota unas a otras y dejarse de tantas promesas y tanta palabrería cuando se acercan elecciones. Hay que revisar el funcionamiento de este colectivo de arriba a abajo y es preciso un cambio de actitud por parte de todos, ya si no lo hacemos nos quedan dos telediarios».

cítricosGOOOD