Archivos de la categoría Noticias

Descenso del 30% de la producción valenciana de caqui

AVA-ASAJA estima fuertes mermas en determinadas parcelas de La Ribera, L’Horta Sud, La Costera y Los Serranos debido a la anomalía climática y a las plagas

El descenso del 30% de la producción valenciana de caqui y la excelente calidad adelanta las compras

Valencia, 10 de agosto de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) estima que la producción de caqui experimentará un descenso del 30% respecto a la campaña pasada en la Comunitat Valenciana, situándose por debajo de las 300.000 toneladas comercializadas en fresco. A la vista de esta importante reducción de oferta, así como a la excelente calidad que presentan las frutas, los agricultores están detectando un interés por parte de los operadores comerciales para proveerse de un suministro suficiente al inicio de la temporada, cuya recogida arranca en apenas un mes, lo que ha provocado un adelanto inusual de las compras en el campo.

La principal causa de esta disminución de producción es la anomalía climática acontecida durante los meses primaverales. La acumulación récord de días lluviosos y nublados ocasionó una caída masiva de frutos en plena fase de floración y cuajado que, pese a las reivindicaciones de AVA-ASAJA, Agroseguro ha decidido no cubrir con las oportunas indemnizaciones económicas argumentando que dichos siniestros se produjeron con anterioridad a la fecha establecida por la cobertura.

La organización agraria subraya mermas especialmente graves, del 50 al 90% de la producción total, en determinadas parcelas de las comarcas de La Costera, Los Serranos, L’Horta Sud e incluso en la mitad sur de La Ribera Alta (la principal zona productora de caqui en la Comunitat Valenciana y en España).

Asimismo, el sector prevé una creciente incidencia de plagas (cotonets, moscas blancas y trips) que vienen afectando al cultivo ante la incapacidad de combatirlas eficazmente como consecuencia de las restricciones fitosanitarias impuestas por la legislación europea. Según AVA-ASAJA, solo el año pasado se desperdiciaron en el campo valenciano más de 60.000 toneladas de caquis debido a las afecciones por plagas y a las elevadas exigencias comerciales que dejaron sin recolectar frutas sencillamente por tener en su piel ciertas rayas que no deprecian la calidad o el sabor.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, subraya que “los factores objetivos de mercado permiten concluir que los productores pueden defender un precio razonable en los tratos que empiezan a cerrarse de un modo fluido y equilibrado. Estamos en un momento bastante avanzado de la campaña donde cada uno ya sabe qué va a gastarse en sus explotaciones. Teniendo en cuenta la corta producción disponible, su extraordinaria calidad y la demanda al alza de esta fruta hasta hace poco tiempo desconocida para el consumidor, los agricultores están en condiciones de negociar una cotización que les permita cubrir sus costes de producción y compensar pérdidas sufridas en temporadas recientes”.

Aguado exhorta a las administraciones a “no permanecer quietas ante una campaña que augura buenas perspectivas comerciales –para aquellos agricultores que tienen cosecha que vender– y a ponerse las pilas de manera urgente e inaplazable para recuperar el mercado ruso, evitar los aranceles planteados por el Reino Unido, abrir nuevos mercados exteriores y, en definitiva, impulsar la demanda de una fruta que cuando el consumidor prueba, repite”.

Para más información, llamar al responsable de la sectorial de caqui de AVA-ASAJA, Vicente Carmelo Burches (productor de Alginet) al 664 41 98 46.

Piden a la Generalitat un protocolo de actuación eficaz y consensuado para los temporeros


Ambas organizaciones ya han elaborado de forma conjunta para la vendimia un protocolo que contempla entre otras cosas que la Administración haga pruebas PCR

LA UNIÓ y AVA-ASAJA piden a la Generalitat un protocolo de actuación eficaz y consensuado para la contratación de personas temporeras en las próximas campañas agrícolas

València, 31 de julio de 2020.- LA UNIÓ y AVA-ASAJA reclaman a la Generalitat un protocolo de actuación eficaz,
consensuado con ambas organizaciones agrarias, para afrontar en las mejores condiciones la contratación de temporeros en
las próximas campañas de recolección, fundamentalmente por su importancia e inminencia la de la vendimia y la de cítricos.
Ambas organizaciones agrarias ya han elaborado un protocolo -que podría hacer suyo la Generalitat- para la próxima
campaña de la vendimia en la que se realiza una elevada contratación de personas temporeras, fundamentalmente en la
comarca de Utiel-Requena.
Así, han solicitado una reunión con la vicepresidenta de la Generalitat y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mònica
Oltra, con la asistencia también de la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, para analizar la situación, presentarle esa
propuesta de protocolo de actuación y reclamar la necesaria implicación de la Administración valenciana en este asunto.
Las dos organizaciones, conscientes de la problemática sanitaria que se atraviesa como consecuencia de la pandemia de la
Covid-19, trabajan conjuntamente para que las campañas de recolección funcionen correctamente y que mediante unas
pautas de actuación se evite por, una parte, que se produzcan focos de contagios en la época de la vendimia con la llegada
de temporeros de otras zonas de España (o de otros países) y, por otra parte, a que en caso de producirse se controlen lo
antes posible y de forma eficaz para evitar su propagación y afecten al menor número de personas.
Una de las principales medidas del protocolo conjunto de AVA-ASAJA y LA UNIÓ se refiere a la necesidad de que la
Generalitat realice pruebas PCR a las personas temporeras, tal y como están haciendo ya otras comunidades autónomas

como por ejemplo La Rioja. Debido a que vendrán de diferentes zonas de España -algunas de ellas con importantes brotes-
habría que efectuar pruebas para descartar que estos, sobre todo los asintomáticos, puedan contagiar el virus al resto de la

población. Además, en este protocolo se recogen todas las medidas para prevenir casos de coronavirus y contagios,
minimizando los riesgos y basado en las medidas ya establecidas por Salud Pública.
Reunión con la Conselleria de Agricultura
Precisamente la Conselleria de Agricultura celebró el pasado miércoles una reunión telemática con las organizaciones
agrarias, técnicos de la Conselleria de Sanidad y de INVASSAT sobre este tema que dejó muchas dudas al respecto ya que da
la sensación, a juicio de LA UNIÓ y AVA-ASAJA, que “la Generalitat, más allá de comprometerse a poner a disposición y
habilitar lugares públicos para que acudan los temporeros en caso de contagio y pasar cuarentena, quiere dejar toda la
responsabilidad en manos de los empresarios agrarios que contratan y no les facilita además el materia de protección
necesario para los temporeros”.
En este sentido, ambas organizaciones agrarias muestran su desacuerdo en tener que realizar una declaración responsable
firmada como se ha hecho en otras comunidades autónomas como Aragón, puesto que en la Comunitat Valenciana no
“tenemos las mismas características”. Otro aspecto en el que insistieron ayer las dos organizaciones agrarias es en la
necesidad de que la sanidad pública realice pruebas PCR a las personas temporeras.

No se debe vender CAQUI por debajo de su precio de coste

La organización agraria advierte de que algunos comercios tratan de introducir en sus contratos una clausula para aplicar destríos sin ni siquiera informar al agricultor

AVA-ASAJA insta a los productores de caqui a no vender por debajo de costes tras informar la AICA de que lo tendrá en cuenta en sus controles

Valencia, 17 de julio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) insta a los productores de caqui a no cerrar contratos de compraventa con operadores comerciales a un precio que se sitúe por debajo de los costes de producción. Esta iniciativa cobra más fuerza si cabe tras advertir la directora de la  Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), Gema Hernández, de que la entidad “ha introducido en su labor de control los cambios legislativos del Real Decreto-Ley 5/2020 como el hecho de que, por primera vez, se tengan en cuenta los costes de producción en la compraventa de productos agrarios”.

AVA-ASAJA considera “muy razonable y coherente” la iniciativa tomada por este organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, impulsor precisamente de esta legislación tras la ola de movilizaciones agrarias y las negociaciones llevadas a cabo con el propio sector. La organización agraria también valora que la AICA facilite la puesta en marcha de esta campaña al crear “un nuevo formulario de denuncias más intuitivo y fácil”, en palabras de la Agencia.

Si bien la medida se extiende a la totalidad de producciones agropecuarias, AVA-ASAJA hace hincapié en el cultivo del caqui porque en las últimas campañas los precios en origen se han desplomado más de un 40%, colocándose en la mayoría de los casos por debajo de los costes de producción que la organización agraria estima por término medio en 0,27 euros por kilo (€/kg). Por ello, AVA-ASAJA reitera a los productores que realicen un estudio a fondo de todos los gastos que comporta su explotación y lo tengan en cuenta a la hora de defender un precio de cara a la próxima campaña.

Asimismo, AVA-ASAJA recomienda a los productores que revisen la letra pequeña de los contratos ofrecidos por los operadores comerciales porque ha detectado un creciente número de clausulas abusivas dirigidas a pagar menos dinero al productor. La última clausula que ha llamado la atención a los servicios jurídicos de la asociación es una que agrava el perjuicio ocasionado por el destrío de la fruta considerada por el comercio no apta para su comercialización en fresco. Así, cuando el porcentaje del caqui no comercial sea inferior al 5% de toda la cosecha, el comprador exige al vendedor que acepte expresamente no ser ni siquiera informado del destrío finalmente aplicado en el almacén.

            AVA-ASAJA aconseja a los productores no firmar ningún contrato de compraventa que sospechen que puedan contener clausulas abusivas sin antes consultar dichos documentos a la organización agraria. En caso de confirmar algún tipo de incumplimiento legal, AVA-ASAJA trasladará de forma anónima y gratuita dichos contratos a la AICA para su correspondiente investigación y, en su caso, apertura de expediente y aplicación de la sanción estipulada.  

            Según los datos recogidos por la AICA en el primer semestre del año, el sector hortofrutícola encabeza con un 64% las sanciones impuestas. Desde 2014 la AICA ha dictado 2.169 infracciones con sanción, siendo las frutas y hortalizas el sector con mayor número de incumplimientos (985) por delante del lácteo (325), vino (261) y aceite (201).

Pérdida de competitividad del sector arrocero

AVA-ASAJA acusa a Planas de “cínico” al auspiciar menos aranceles al arroz de Vietnam sabiendo que tiene unos costes de producción cuatro veces inferiores

El Gobierno admite la pérdida de competitividad del sector arrocero por las importaciones asiáticas

Valencia, 16 de julio de 2020. El Ministerio de Agricultura, a través de una ficha sectorial incluida en su Plan Estratégico de la Política Agrícola Común (PAC), reconoce que “la Unión Europea ha estado marcando récords históricos de importaciones de arroz”, sobre todo procedentes de países asiáticos, que “están afectando a la competitividad de nuestras exportaciones ya que dichos arroces están posicionándose en el mercado europeo a precios muy competitivos”.

Este informe del Ministerio revela que los costes de producción del arroz español ascienden a 3.851 euros por hectárea (€/Ha) y desde 2012 han aumentado un 17,7% “debido a la limitación de ciertas prácticas agronómicas por exigencias sanitarias y/o agroambientales”. Por su parte, los costes de producción son cuatro veces inferiores en países productores asiáticos –Tailandia (814 €/Ha), La India (848 €/Ha) o Vietnam (853 €/Ha)– por lo que “poseen una ventaja competitiva muy por encima de la que manifiestan los países europeos”.

A la vista de estas conclusiones oficiales, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) acusa al Gobierno central y especialmente al ministro de Agricultura, Luis Planas, de impulsar nuevos acuerdos comerciales con Vietnam y Mercosur a pesar de admitir que las concesiones arancelarias que contemplan van a recrudecer la competencia desleal y la crisis de rentabilidad de los arroceros españoles y valencianos.

El responsable de la sectorial del Arroz de AVA-ASAJA, Miguel Minguet, subraya que “el Ministerio nos da la razón al reconocer que estos acuerdos comerciales nos ponen contra las cuerdas pero, siendo plenamente consciente del daño que nos hacen, luego hace justo lo contrario de lo que necesitamos y apoya de manera ferviente tratado tras tratado sin pedir siquiera un estudio previo de impacto sobre el cultivo o unas medidas mínimas de reciprocidad. Es una actitud absolutamente cínica, demagógica e irresponsable que el ejecutivo español ya exhibió con el tratado ‘Todo menos armas’ de Camboya y Myanmar y ahora prevé repetir con el acuerdo de Vietnam (entra en vigor el próximo mes de agosto con un contingente de 80.000 toneladas de arroz libres de tasas) y de Mercosur (los primeros documentos hechos públicos hablan de otras 80.000 toneladas con ventajas arancelarias). Señor ministro, ¿a quién van a beneficiar estos tratados? ¿Por qué otros intereses nos van a sacrificar?”

Minguet denuncia que “no es ni coherente ni ético que las administraciones impongan cada vez más restricciones fitosanitarias a los arroceros europeos que encarecen sus costes de producción, mientras que, al mismo tiempo, abren las puertas a arroces foráneos que resultan más baratos precisamente porque no cumplen esos mismos estándares fitosanitarios y ambientales, por no hablar de derechos humanos. Esa estrategia no solo pone en peligro el mantenimiento de un cultivo emblemático y fundamental para la conservación de parques naturales con alto valor ecológico, sino que también supone un fraude mayúsculo para los consumidores europeos”.

Aranceles de Reino Unido

AVA-ASAJA también remarca que el informe gubernamental advierte de las nefastas consecuencias para el sector arrocero que tendría el establecimiento de aranceles en el acuerdo del Brexit: “La posible reducción de los envíos al Reino Unido, a través de la sustitución del origen España por otros orígenes, supondría un problema para un sector que ya compite con las importaciones preferenciales y, en particular, por las procedentes de países asiáticos”, concluye el Ministerio. El Reino Unido es el segundo destino de las exportaciones arroceras españolas (22% del total), con una cantidad de 50.000 toneladas al año y un valor económico de 27,5 millones de euros.

La peor tormenta de pedrisco de los últimos 30

La mitad oeste de Utiel-Requena es la zona más afectada, con campos enteros de viña, almendro y olivar destrozados, así como desperfectos en infraestructuras

La peor tormenta de pedrisco de los últimos 30 años en Utiel-Requena afecta a 30.000 hectáreas con unas pérdidas de 30 millones de euros

Valencia, 15 de julio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) asegura que la tormenta de lluvia, viento y pedrisco que descargó ayer por la tarde es, en términos de superficie agrícola con elevada intensidad de daños, la más devastadora de los últimos 30 años en la comarca Utiel-Requena. Tanto es así que, según una primera valoración de AVA-ASAJA efectuada sobre el terreno, este histórico temporal golpeó unas 30.000 hectáreas de cultivo, de las cuales casi 15.000 registran daños superiores al 70% de la producción, y arroja unas pérdidas económicas de 30 millones de euros. 

La franja que se ha llevado la peor parte es la mitad oeste de la comarca de Utiel-Requena, sobre todo los términos municipales de Camporrobles, Fuenterrobles, Villargordo del Cabriel y Venta del Moro (la aldea de Jaraguas de manera destacada). El cultivo más castigado es la viña, no solo por la destrucción de cosechas de cara a la próxima vendimia, sino también por las lesiones en la madera que dificultarán las labores de poda y repercutirán muy negativamente en la producción de los años siguientes. Además, el arrastre de tierras ocasionado por las precipitaciones torrenciales ha tumbado estructuras de espalderas que sostienen las viñas, lo que obligará a los agricultores a realizar inversiones para replantar sus explotaciones.

Otros cultivos severamente afectados son el almendro y el olivar (con especiales daños en aquellos plantones jóvenes que han sido literalmente arrancados del suelo) y los cereales pendientes de segar. En cuanto a las infraestructuras agrarias, además de las espalderas de viñedo, se aprecian graves desperfectos en caminos rurales, muros, márgenes de campos, instalaciones de riego, etc.

AVA-ASAJA solicita a la conselleria de Agricultura que facilite, a la mayor brevedad posible, tratamientos fungicidas que permitan cicatrizar las heridas en la madera y evitar así la introducción de hongos en el interior de los cultivos, si bien advierte de que en muchas zonas bajas, a causa de la inundación de agua, no será posible entrar con maquinaria para realizar estos tratamientos con la debida rapidez y eficacia.

Asimismo, la organización agraria reclama a las distintas administraciones una serie de ayudas directas y medidas fiscales que permitan a los agricultores compensar parte de las pérdidas sufridas. Cabe recordar que en el cultivo de la vid el nivel de contratación del seguro no alcanza el 50% de la producción, por lo que AVA-ASAJA insiste a la Administración en que haga una apuesta clara y decidida por los seguros agrarios.

La tormenta se introdujo en la Comunitat Valenciana por el Rincón de Ademuz y acabó llegando al mar a través de La Ribera y La Safor, comarcas donde la acumulación de precipitaciones osciló entre 15 y 50 litros por metro cuadrado acompañadas de abundante aparato eléctrico. Tanto en la mitad este de Utiel-Requena como en estas otras comarcas, AVA-ASAJA no descarta que vayan apareciendo más daños agrarios conforme transcurran los días. 

Se reclaman herramientas para frenar el Cotonet

Los dirigentes agrarios denuncian la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones para garantizar la sanidad vegetal

AVA-ASAJA y LA UNIÓ reclaman hoy en Valencia herramientas para frenar el Cotonet de Sudáfrica y compensaciones por los 120 millones de pérdidas

València, 10 de julio de 2020. Centenares de agricultores convocados por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y La UNIÓ de Llauradors i Ramaders reclamaron hoy en Valencia, a las puertas de la Delegación del Gobierno, la autorización de herramientas de lucha eficaces y el pago de compensaciones por los daños ocasionados por la plaga del Cotonet de Sudáfrica, cuyas pérdidas durante la próxima campaña citrícola superarán los 120 millones de euros en la Comunitat Valenciana (6 millones por el coste de los tratamientos y 114 millones por los perjuicios directos sobre la fruta).

La concentración, que contó con el lema ‘Nuestros cítricos están en peligro. Soluciones para el Cotonet ya’ y con el respaldo de FEPAC-ASAJA Castellón, UPA-PV y el Comité de Gestión de Cítricos, hizo hincapié en la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones competentes –autonómica, nacional y europea– para aportar soluciones que permitan garantizar la sanidad vegetal en la agricultura valenciana.

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, rechazó “el juego de tenis que están disputando la conselleria de Agricultura y el Gobierno central, cuando todos tienen culpa en el problema de las plagas y enfermedades agrarias. El Gobierno no evitó la entrada del Cotonet por el puerto de Sagunto y la Generalitat tampoco hizo los deberes para erradicarlo. Luego está la Unión Europea, cuya política fitosanitaria suprime materias activas sin ofrecer alternativas viables, lo que dispara el desperdicio alimentario y arruina a los agricultores”. Por ello, Aguado instó a “no votar a quien no soluciona nuestros problemas”.

El secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, reprochó que “nos hacen la vida imposible, somos un auténtico coladero de plagas y encima, mientras a los agricultores europeos nos prohíben cada vez más materias fitosanitarias, dejan entrar importaciones de países terceros que siguen utilizando esas mismas sustancias, lo que genera una competencia desleal. La Generalitat da ayudas a todos menos a los agricultores y cuando nos prometen algo, después no lo cumplen. En cuanto al ministro de Agricultura, Luis Planas, no hace nada por los agricultores valencianos y parece que busca un sillón en Bruselas”.

Tras los parlamentos, los representantes de las organizaciones agrarias registraron un documento reivindicativo dirigido a la delegada del Gobierno, Gloria Calero, para que traslade a Madrid otras demandas como la asignación de un único puerto de entrada por Estado Miembro de los cargamentos de cítricos procedentes de terceros países, a fin de lograr la máxima especialización y mejorar la coordinación de los controles fitosanitarios de la UE; establecer inspecciones de seguridad alimentaria y sanidad vegetal en los países de origen; exigir al laboratorio nacional de referencia, que el Gobierno ha trasladado de Valencia a Lugo, que realice análisis de muestras asintomáticas a la fruta que entra por el puerto de Vigo; así como establecer una etiqueta distintiva que realce las ventajas fitosanitarias y ambientales que presentan los productos agrarios europeos respecto a los foráneos.

Con este acto de protesta, el sector agrario valenciano da continuidad al calendario de movilizaciones iniciado a principios de año, interrumpido durante el estado de alarma por el Covid-19 y retomado el pasado 26 de junio con un acto ante la conselleria de Agricultura en protesta por la desastrosa campaña de cebollas y patatas en la huerta valenciana. Si las administraciones no proporcionan soluciones, el sector agrario valenciano presagia un “otoño caliente”.

El Trips de la Orquídea se expande sin control en la citricultura valenciana y salta al aguacate

AVA-ASAJA denuncia que la conselleria de Agricultura no tiene una estrategia de control contra esta plaga tras prohibirse este año la materia activa más eficaz 

El Trips de la Orquídea se expande sin control en la citricultura valenciana y salta al aguacate

Valencia, 6 de julio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) advierte de que la plaga del Trips de la Orquídea (Chaetanaphotrips orchidi) se expande sin control en la citricultura valenciana e incluso, dada su capacidad de crecimiento y adaptación, acaba de ‘saltar’ al cultivo del aguacate.

Desde su primera detección en 2017, esta plaga de origen foráneo viene ocasionando crecientes daños en plantaciones citrícolas valencianas, sobre todo en las comarcas de La Safor, La Ribera y L’Horta, que alcanzan hasta el 50% de la cosecha en determinadas parcelas de naranja Navelina. Sin embargo, es en la presente campaña 2020/21 cuando la organización agraria prevé un repunte a raíz de la supresión del Metil Clorpirifos, la materia activa que demuestra una mayor efectividad contra esta y otras plagas del cultivo.

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, denuncia que “la conselleria de Agricultura no tiene una estrategia de control verdaderamente eficaz contra el Trips de la Orquídea porque no ha podido o sabido poner a disposición de los citricultores ningún método de lucha alternativo al Metil Clorpirifos, ya sea fitosanitario o biológico, que permita minimizar las pérdidas millonarias que van a sufrir por un problema generado por la incompetencia y el desdén de las propias administraciones”.

Aguado subraya el peligro añadido que supone la introducción del Trips de la Orquídea en el cultivo del aguacate: “Estamos viviendo un momento dulce del aguacate a causa de la demanda internacional que registra este fruto subtropical, la cual se traduce en precios razonables para los productores valencianos. Pero esa rentabilidad puede correr un grave riesgo si empiezan a surgir problemas de enfermedades y plagas que reduzcan la productividad”.

Año Internacional de la Sanidad Vegetal

AVA-ASAJA recuerda que el Trips de la Orquídea no es una excepción y que los agricultores valencianos también se enfrentan a otras plagas sin soluciones viables a corto plazo. “La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró 2020 Año Internacional de la Sanidad Vegetal –recuerda Aguado– pero vista la falta de herramientas de lucha para combatir el Trips de la Orquídea, así como el Cotonet de Sudáfrica en los cítricos, la Xylella fastidiosa en el almendro, la avispilla en el almendro… debería de replantearse la declaración y pasar a llamarse ‘Año Internacional de la Expansión de las Plagas y Enfermedades Vegetales’. La cruda realidad es que esto es un caos, los agricultores no sabemos cómo salvar nuestras cosechas, cada vez tenemos menos productos, más caros y menos eficaces, y además la Unión Europea es un coladero por donde entran nuevos patógenos venidos de todo el mundo ante los cuales las administraciones tampoco están preparadas. Señores políticos, póngase las pilas porque su inacción provoca más desperdicio alimentario, más abandono de campos y más dependencia de alimentos que puedan llegar o no de países terceros”.

Concentración en Valencia

AVA-ASAJA y LA UNIÓ han convocado el próximo 10 de julio una protesta en Valencia, a las puertas de la Delegación del Gobierno, para denunciar la ausencia de medidas destinadas a frenar la expansión del Cotonet de Sudáfrica, cuya incidencia prevé disparar a los 113 millones de euros las pérdidas entre los citricultores valencianos. Esta nueva movilización prosigue la unidad de acción iniciada con la multitudinaria manifestación del 14 de febrero, cuya campaña fue interrumpida tras la declaración del estado de alarma, y que tuvo de nuevo continuidad con la protesta del 26 de junio por la crisis de la cebolla y la patata.

A-ASAJA pide que los cambios tarifarios prescindan de gastos ajenos para abaratar un 30% la factura energética

Los regantes denuncian que la normativa que prevé el Gobierno augura más costes en plena crisis, más penalizaciones por exceso de potencia y más burocracia

AVA-ASAJA pide que los cambios tarifarios prescindan de gastos ajenos para abaratar un 30% la factura energética

Valencia, 29 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama al Gobierno central que la nueva metodología que prevé poner en marcha para calcular los peajes del transporte y la distribución de la energía eléctrica prescinda de gastos ajenos al riego agrícola con la finalidad de abaratar más de un 30% la factura energética a los regantes.

Entre esos gastos que la organización agraria pide que el ejecutivo elimine de la factura eléctrica y que financie a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) destacan “los incentivos a las energías renovables, cogeneración y residuos” (18,8% del coste total), “otros costes regulados” (9,6%) e “impuestos aplicados” a estos capítulos.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, subraya que “los agricultores ya estamos atravesando una durísima crisis de rentabilidad como para, además, pagar cuando regamos nuestros huertos unos gastos suplementarios que no tienen nada que ver con nosotros. La normativa que necesita el sector debería dirigirse a abaratar la factura, no al revés”.

Y es que, a juicio de AVA-ASAJA, la Circular 3/2020 publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y su modificación adoptada en el estado de alarma por el Covid-19 auguran a partir del 1 de abril de 2021 “más costes económicos, más penalizaciones por excesos puntuales de potencia y más lío burocrático para adaptarse a las nuevas exigencias técnicas como ocurrió en 2008”. 

Aguado agrega que “el Gobierno, especialmente el ministro de Agricultura, tiene aún margen de tiempo para reconducir este desaguisado y conseguir que los regantes paguen una factura eléctrica acorde a sus necesidades y a sus posibilidades económicas. Si mantiene sus planes, habrá más gastos para menos usuarios, y eso solo puede empeorar la crisis agraria y el abandono de campos”.

Campaña de protestas sectoriales hasta acabar con el “maltrato” a los agricultores

Las dos organizaciones critican que “la Ley de la Huerta no sirve para proteger a los productores de cebollas y patatas de la insolidaridad mostrada por la gran distribución”

AVA-ASAJA y LA UNIÓ arrancan hoy una campaña de protestas sectoriales hasta acabar con el “maltrato” a los agricultores valencianos

València, 26 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders protagonizaron hoy, a las puertas de la conselleria de Agricultura, una concentración de un centenar de personas para denunciar “la falta de compromisos” por parte de las Administraciones y “la insolidaridad mostrada hacia los productos de proximidad” por las cadenas de la gran distribución, que han provocado unas pérdidas superiores a los 20 millones de euros entre los productores de cebollas y patatas de la huerta valenciana. 

Ambas organizaciones agrarias han avanzado que este acto de protesta es el primero que van a convocar en los próximos meses y que, de este modo, inician hoy una extensa campaña de movilizaciones por sectores agrarios en crisis o en busca de soluciones a problemas específicos. Así, la próxima convocatoria exigirá medidas efectivas para la lucha del Cotonet de Sudáfrica en cítricos y caquis. Si no mejora la situación del sector agrario, las dos entidades auguran “un otoño caliente”.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, aseguró que “no vamos a parar de salir a la calle hasta que todas las Administraciones pongan en marcha medidas que acaben con el maltrato a los agricultores y ganaderos. De igual modo que se lucha contra el maltrato a las mujeres, al grupo LGTBI o a los animales, debe haber leyes que protejan de verdad a los productores del campo. O los políticos se ponen las pilas o haremos que se las pongan, a través de protestas que pueden ser menos prudentes que la de hoy, porque nos estamos jugando nuestro futuro”. 

Por su parte, el secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, defendió que “ahora no es el momento de hacer grandes aglomeraciones por sentido de la responsabilidad, pero haremos más protestas sectoriales, sin descartar el acabar con una manifestación global como la que hicimos en febrero. Las Administraciones no han apostado desde hace tiempo por nuestra agricultura y es imprescindible que impulsen políticas en apoyo de los profesionales. La gran distribución también puede hacerlo mucho mejor y apostar por los productos de proximidad”. 

Tras entregar un documento reivindicativo a la consellera de Agricultura, los dirigentes de AVA-ASAJA y LA UNIÓ lanzaron al suelo cebollas y patatas en protesta por los bajos precios ofrecidos mientras los lineales estaban llenos de importaciones foráneas a un precio multiplicado por mil del productor al consumidor. Asimismo, Cristóbal Aguado concluyó su intervención rompiendo, de manera simbólica, la Ley de la Huerta porque “no tiene ningún efecto sobre la rentabilidad del productor” y retó a la consellera a demostrar si sirve de verdad a los agricultores.

Las reivindicaciones se centraron en pedir más presupuesto a la Ley de la Huerta, así como a la Ley de Estructuras Agrarias; en impulsar la Ley de la Cadena Alimentaria mediante la fijación de costes efectivos de producción por parte de un organismo público; y en lograr una PAC más justa para la agricultura mediterránea, que aporte estabilidad al mercado, que abra mercados exteriores y que permita importaciones de países terceros que únicamente complementen la producción europea pero que en ningún caso la sustituyan. 

Daños del Cotonet de Sudáfrica que ascienden a 113 millones

Aguado: “Planas nos ha dejado sin la única sustancia que funcionaba porque no lo ha peleado ante Bruselas, es el ministro Duracell, sus problemas duran y duran” 

AVA-ASAJA exige al Ministerio compensaciones por los daños del Cotonet de Sudáfrica que ascienden a 113 millones y 380.000 toneladas perdidas de cítricos

Valencia, 19 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama al ministro de Agricultura, Luis Planas, que ponga en marcha indemnizaciones destinadas a compensar los daños provocados por el Cotonet de Sudáfrica (Delottococcus aberiae), una plaga que causa graves deformaciones a frutos como cítricos y caquis, y contra la cual los agricultores no disponen desde esta temporada de ningún tratamiento de probada eficacia debido a las restricciones fitosanitarias impulsadas por parte de las Administraciones.

Según un estudio técnico de AVA-ASAJA, el impacto de este insecto en la campaña citrícola 2020/21 superará los 113 millones de euros en pérdidas directas (78,7 millones en la provincia de Castellón, 31,5 millones en Valencia y 3,6 millones en Alicante). En cuanto a volumen de producción, la asociación prevé un total de 380.000 toneladas de mandarinas y naranjas perdidas en el campo y que, por tanto, no serán aptas para su comercialización en los mercados.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, acusa al ministro de Agricultura, Luis Planas, de “dejar a los agricultores sin soluciones eficaces para combatir una plaga cada vez más extendida y agresiva. Cuando la Unión Europea consumó su amenaza de no renovar el uso del Metil Clorpirifos –la única materia activa que funcionaba contra este cotonet– el ministro volvió a demostrar su inoperancia y ni siquiera peleó ante Bruselas para ampliar el periodo de gracia en esta campaña. Lo único con lo que contamos son medidas experimentales que, según los expertos, tardaremos años en saber si son eficaces o no”.

Efectivamente, investigadores del Instituto Agroforestal del Mediterráneo de la Universitat Politècnica de València (UPV) y responsables de la firma Química Massó confirmaron durante una jornada organizada por Phytoma que “los tratamientos químicos autorizados no controlan las grandes explosiones de población” en cítricos, mientras que en las alternativas con parasitoides o feromonas “habrá que esperar a ver su efecto sobre generaciones sucesivas”.

El Cotonet de Sudáfrica, introducido en 2009 en Benifairó de les Valls, se ha extendido por toda la zona citrícola valenciana, especialmente en el litoral de Castellón, el Camp de Morvedre, la Ribera Alta, La Marina Alta y La Marina Baixa, con una incidencia que alcanza hasta el 40% de afección media en la variedad Clemenules.

Aguado reprocha al ministro Luis Planas que “en lugar de utilizar su tiempo en propiciar acuerdos comerciales que benefician a países del hemisferio sur (Mercosur, México, Sudáfrica, etc.) a costa de arruinar nuestra agricultura, debería preocuparse por resolver los problemas que tiene aquí. Mientras que en los últimos seis meses Egipto ha abierto siete nuevos mercados para sus cultivos, España ha hecho justo lo contrario: sacrificar al sector agrario por problemas políticos que le son ajenos como ha ocurrido en Rusia, Estados Unidos y ahora veremos el acuerdo del Brexit que contempla aranceles al Reino Unido”.

En relación a las dificultades en la lucha contra plagas y enfermedades agrarias, Aguado asegura a Planas que “el desastre del Cotonet de Sudáfrica es exactamente el mismo que puede reproducirse si Europa lleva a cabo su plan ‘De la Granja a la Mesa’, que prevé más restricciones de fitosanitarios y fertilizantes sin alternativas viables. Este camino solo conduce a más desperdicio alimentario, a más abandono de campos y a más dependencia de alimentos foráneos. Que el ministro únicamente vea “oportunidades” en esa estrategia es un insulto a la inteligencia. Señor Planas, no sea el ministro Duracell, porque con usted los problemas duran y duran…”