AVA-ASAJA valora la rectificación de Consumo de subir el IVA al zumo de naranja ante las críticas del sector

La asociación solicita al ministro Alberto Garzón que confirme cuanto antes de manera oficial la exclusión de los zumos sin azúcares añadidos del nuevo impuesto

AVA-ASAJA valora la rectificación de Consumo de subir el IVA al zumo de naranja ante las críticas del sector

Valencia, 26 de noviembre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) valora de manera positiva el compromiso que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha trasmitido a la Región de Murcia de excluir el zumo de naranja, así como el resto de zumos y néctares de frutas sin azúcares añadidos, de la inminente subida del IVA, del 10 al 21%, a las bebidas azucaradas y edulcoradas.

El consejero de Agricultura de Murcia, Antonio Luengo, comunicó ayer a las asociaciones vinculadas al sector de los zumos y néctares el compromiso obtenido del ministro Garzón, el cual supone, a juicio de AVA-ASAJA, “una rectificación justa ante las críticas del campo que evita tanto un golpe a la imagen saludable de este icono de la dieta mediterránea como un impacto económico al conjunto del sector citrícola”.

La asociación, que consideraría esta subida del IVA al zumo de naranja un “auténtico despropósito”, solicita al ministro de Consumo que confirme cuanto antes y de manera oficial la exclusión de los zumos y néctares sin azúcares añadidos de la aplicación del máximo impuesto del IVA.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, concluye que “el afán recaudatorio del Gobierno central está resultando desmedido y no debe caer en la incoherencia de gravar con más impuestos productos como el zumo de naranja cuya ingesta es recomendada por sus excepcionales cualidades. Aunque este paso atrás es una buena noticia, tenemos otros muchos ejemplos de impuestos, sanciones y criminalizaciones que las administraciones están ejerciendo sobre la actividad empresarial y agraria. Nuestra clase política ha de dejar de poner trabas y hacer más hincapié en la recuperación económica, sobre todo con la crisis sanitaria que atravesamos, y ello pasa necesariamente por aplicar más estímulos e incentivos”.

AVA-ASAJA reprocha las amenazas de sanciones a los agricultores

Puedes acceder a un contenido audiovisual con declaraciones del vicepresidente de AVA-ASAJA, Celestino Recatalá, haciendo clic en el siguiente enlace: https://we.tl/t-dKUaclYBUn

La organización lamenta que la conselleria y el ayuntamiento de València parecen más interesados en recaudar impuestos que en resolver los problemas del campo

AVA-ASAJA reprocha las amenazas de sanciones a los agricultores porque “criminalizan a la víctima”

Valencia, 24 de noviembre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) manifiesta su “sorpresa y estupefacción” ante el anuncio de amenazas de sanciones económicas y penalizaciones de ayudas dirigidas a los agricultores porque “criminalizan a la víctima, puesto que los actos supuestamente punibles son consecuencia directa de la incapacidad de las propias administraciones para resolver los problemas del sector y garantizarles una rentabilidad digna”.

Por un lado, el ayuntamiento de València ha lanzado una campaña de aperturas de expedientes sancionadores –con cuantías de hasta 300 euros– a aquellos propietarios de campos abandonados que se encuentran en mal estado de mantenimiento. AVA-ASAJA considera que “si un agricultor abandona su explotación es porque no percibe precios justos por su producción al estar desamparado por las administraciones. Que esta iniciativa surja de València resulta especialmente sangrante, ya que llevamos varios años con una Ley de la Huerta que solo ha comportado limitaciones, obligaciones y restricciones a la actividad agrícola, pero hasta el momento no ha puesto un euro para mejorar la rentabilidad. Menos multas y más incentivos es lo que necesitan los agricultores valencianos”.

La conselleria de Agricultura, por otro lado, también advirtió ayer a los arroceros del parque natural de La Albufera de pérdidas de ayudas europeas si no fanguean la paja del arroz arrastrada por las lluvias a sus parcelas, es decir, si no introducen estos restos dentro del suelo para provocar un exceso de materia orgánica. AVA-ASAJA recuerda que “los graves problemas económicos, sociales y medioambientales que está generando la gestión de la paja del arroz es responsabilidad de las propias administraciones. La mejor solución es retirar todo el residuo que se pueda, que no suele superar ni el 3% del montante total, y todo lo demás quemarse de un modo ordenado y controlado con la finalidad de evitar plagas y enfermedades del cultivo en la siguiente campaña y, en caso de pudrición como sucede este año, la aparición de aguas negras sin oxígeno y mortandad de fauna y flora de este paraje protegido”. 

AVA-ASAJA reprocha al consistorio de Valéncia y a la conselleria que dirige Mireia Mollà de “estar más preocupados por criminalizar al sector agrario y por recaudar impuestos que por proporcionar soluciones que favorezcan una sostenibilidad de la actividad agraria en sus territorios”. La asociación les recomienda tomar ejemplo del ayuntamiento de Algemesí, el cual ayer anunció ayudas de 100 euros por hanegada para adquirir nuevos patrones y llevar así una adecuada reconversión varietal: “De nada nos sirve que la clase política proclame el papel esencial y la función estratégica de la agricultura si luego ese mensaje no viene acompañado de medidas de apoyo, y menos aún nos sirve si lo que llega en realidad  son más multas y más impuestos. En las crisis se ve claramente de qué pasta estamos hechos y tanto la conselleria de Agricultura como el ayuntamiento de València se han quitado la careta”.

AVA-ASAJA reclama una supervisión técnica para acabar con las inundaciones en el marjal de Almardà

AVA-ASAJA valora la instalación de una turbina tras 20 años de manifestaciones pero recuerda que los aspectos por resolver siguen poniendo en peligro 2.000 hg

AVA-ASAJA reclama una supervisión técnica para acabar con las inundaciones en el marjal de Almardà

Valencia, 19 de noviembre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama a las administraciones que establezcan una supervisión de carácter técnico y permanente destinada a regular el nivel del agua en el marjal de Almardà –situada en los términos de Sagunt y Almenara– para evitar más casos de inundaciones en unas 2.000 hanegadas de campos de cultivos, industrias, chalets y paraje natural.

La asociación valora de manera positiva que, tras más de 20 años de demandas y manifestaciones convocadas por agricultores, cazadores, empresarios y ecologistas, por fin la Gola de Quartell disponga de una turbina capaz de ofrecer una solución a las continuas inundaciones en la zona. Sin embargo, durante los últimos días, especialmente tras la gota fría que descargó sobre la Comunitat Valenciana, los problemas por exceso de humedad siguen poniendo en peligro la supervivencia de los cultivos y afectando gravemente los intereses de otros colectivos.

Esta situación pone de relieve, a juicio de AVA-ASAJA, la necesidad de que las administraciones, ya sea la conselleria de Agricultura que ha acometido esta infraestructura, ya sean los ayuntamientos implicados, consensúen la designación y la dotación presupuestaria de una figura responsable de su gestión ante la ausencia de un sistema de automatización y de una conexión a la red eléctrica. Asimismo, la organización agraria solicita una limpieza y una retirada de cualquier obstáculo que dificulte el desagüe del marjal.

Las inundaciones vienen provocando importantes daños en agricultura, que se traducen en pérdidas de cosechas, sobrecostes energéticos en desaguar, arranque de árboles y abandono de campos. Otros inconvenientes son la mayor población de mosquitos, problemas en la nidificación de aves y malos olores.

Daño ecológico en La Albufera

AVA-ASAJA da prioridad a la retirada de la paja pero pide, para la que no se pueda, una quema controlada porque es la mejor solución agrícola y medioambiental

Las restricciones a la quema de la paja del arroz y la gota fría causan un grave daño ecológico en La Albufera que amenaza con una mortandad de peces

Valencia, 16 de noviembre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alerta de que las restricciones impuestas por las Administraciones a la quema de la paja del arroz y los efectos de la reciente gota fría han ocasionado un grave daño ecológico en la mitad norte del parque natural de La Albufera, desde Sollana hasta Valencia, al generar aguas negras sin oxígeno que amenazan con provocar una elevada mortandad de peces.

Las últimas lluvias torrenciales han arrastrado a centenares de arrozales y acequias del paraje protegido montones de paja que aún no se habían podido retirar o ‘fanguear’, es decir, mezclar en la tierra para convertirla en materia orgánica. La Conselleria de Agricultura no permitía este año quemar este residuo en la zona norte del parque, puesto que la autorización se alterna anualmente y en 2020 era el turno de la mitad sur, que comprende fundamentalmente los términos de Sueca y Cullera. Desde entonces, la paja arrastrada se está pudriendo y ello desencadena el fenómeno de la anoxia, que ennegrece las aguas y las deja sin apenas oxígeno.

AVA-ASAJA advierte de las nefastas consecuencias que pueden haber tanto desde el punto de vista ambiental, en forma de mortandad de fauna y flora en un espacio de alto valor ecológico, como desde el punto de vista agronómico, ya que si la paja no se retirara en unas semanas los agricultores tendrían serios problemas para sembrar la próxima temporada y para prevenir la incidencia de plagas y enfermedades que afectan al cultivo del arroz.

El responsable de la sectorial del arroz de AVA-ASAJA, Miguel Minguet, explica que “no es la primera vez que las limitaciones a la quema de la paja causan este desastre medioambiental, pero queremos que sea la última, y para ello hay que aprender de los errores. Estamos de acuerdo en que la retirada y la revalorización debe ser la prioridad a la hora de gestionar este residuo, pero todo aquel que no pueda ser retirado por falta de tecnología debería ser incinerado, siempre de una manera ordenada y controlada para evitar molestias a la sociedad, porque a día de hoy es la mejor solución agrícola y medioambiental”.

AVA-ASAJA valora el trabajo que está acometiendo el ayuntamiento de Valencia mediante la puesta en marcha de brigadas de maquinaria para limpiar de cañas y paja las acequias. Sin embargo, la organización agraria lamenta, una vez más, que la Generalitat Valenciana no está a la altura de las circunstancias a pesar de ser la administración que ostenta las competencias de todo el parque natural de La Albufera.

El temporal de agua, viento y pedrisco

Puedes descargar un contenido audiovisual con declaraciones del responsable técnico de AVA-ASAJA, José Francisco Sales, haciendo clic en el siguiente enlace: https://we.tl/t-XEEyCSYs40

AVA-ASAJA pide agilizar las peritaciones cuando acabe la gota fría y líneas de ayudas para paliar las pérdidas que en algunos casos se suman a la DANA y Gloria

El temporal de agua, viento y pedrisco daña 800 hectáreas de cultivo e infraestructuras agrarias

Valencia, 5 de noviembre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) subraya, en una primera valoración de urgencia, que la gota fría ha causado en sus primeras 24 horas daños de gravedad en una superficie superior a las 800 hectáreas de cultivo, así como destrozos en infraestructuras agrarias.

La zona más afectada por el temporal de agua, viento y pedrisco es el triángulo formado por Sollana, Almussafes y Benifaió (entre las comarcas de La Ribera Baixa y Alta), donde hay campos de caquis, hortalizas y cítricos con un grado de afección que alcanza hasta el 100% de la cosecha. Este fenómeno, que llega en plena campaña de recolección, da por perdida la temporada para los agricultores más afectados.

Otro punto especialmente castigado por la tormenta es El Perelló (en el término de Sueca), cuyos invernaderos han sufrido la rotura de plásticos y mantienen hortalizas de temporada totalmente cubiertas por el nivel del agua. AVA-ASAJA recuerda que estos daños en El Perelló se suman a los acontecidos en la DANA de septiembre de 2019 y el temporal Gloria en enero de 2020.

La acumulación de precipitaciones en pocas horas de la pasada madrugada también ha ocasionado inundaciones en otras muchas explotaciones, arrastres de tierras y desperfectos en infraestructuras agrarias tales como caminos rurales, muros, acequias y motas de arroz en el Parque Natural de La Albufera. Precisamente este exceso de humedad durante varios días concluye definitivamente las quemas de la paja del arroz, si bien los testimonios recabados por AVA-ASAJA prevén que no se producirán aguas negras y mortandad de peces debido a las prácticas preventivas realizadas por los arroceros.

Por todo ello, la organización agraria pide a Agroseguro que agilice las peritaciones cuando finalice la gota fría y se puedan evaluar los siniestros. En cuanto a las administraciones, les solicita líneas de ayudas y medidas fiscales dirigidas a los agricultores que mayores pérdidas han sufrido.

La gota fría está teniendo, en aquellos otros lugares donde la lluvia cae de una forma más gradual y permite una correcta absorción en el suelo, unos efectos generalmente beneficiosos para la agricultura valenciana porque recarga los acuíferos tras unos meses de sequía, limpia los árboles y mejora la calidad de los frutos, principalmente cítricos tardíos y aceitunas pendientes de recogida.

Piden la suspensión de la caza en los arrozales de Cullera

Las organizaciones agrarias considerarían injusto y plantearían acciones judiciales si los arroceros reciben penalizaciones por una imprudencia que han cometido otros

AVA-ASAJA y LA UNIÓ piden la suspensión de la caza en los arrozales de Cullera hasta que se aclaren las responsabilidades de las quemas incontroladas

València, 23 de octubre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders solicitan al ayuntamiento de Cullera la suspensión temporal de la caza en los arrozales del término municipal hasta que se aclaren las responsabilidades de las quemas de la paja del arroz efectuadas de manera incontrolada y sin autorización, ni por los propios agricultores ni por la conselleria de Agricultura, justo tras finalizar las labores de siega.

Ambas organizaciones agrarias reprochan que el consistorio publicara un bando para dar comienzo en Cullera a la quema de la paja el 13 de octubre, es decir, un día antes de que la Generalitat Valenciana iniciara el periodo autorizado para esta campaña en la mitad sur del parque natural de La Albufera, y que un grupo de cazadores de varias localidades iniciaran una serie de incineraciones tanto esa misma tarde como el día siguiente, a pesar de que el sistema informático de la conselleria advertía de unas rachas fuertes de viento de poniente y, por tanto, no permitía la quema para no causar molestias a la ciudadanía.

Asociados de AVA-ASAJA y LA UNIÓ detallan que el fuego se descontroló durante varios días e incluso alcanzó la montaña de Cullera por tres puntos, lo que disparó el riesgo de incendio a niveles críticos y provocó una enorme humareda en las zonas próximas. Los arroceros afectados, a pesar de pedir a los cazadores que frenaran el avance de las llamas y de alertar a las autoridades, ahora pueden estar expuestos a importantes sanciones como la pérdida de las ayudas agroambientales del cultivo del arroz incluidas en la Política Agrícola Común (PAC).

Las organizaciones agrarias considerarían “totalmente injusto” y plantearían emprender acciones judiciales en caso de que los arroceros reciban por parte de la Administración penalizaciones por una actuación “imprudente” que han cometido otros. Los representantes de los agricultores explican que “todos los años algunos cazadores han salido a quemar la paja del arroz antes de que entremos los propietarios de los campos para empezar la caza, pero lo de este año clama al cielo. El alcalde Jordi Mayor siempre ha apoyado la quema de este residuo porque conoce los beneficios que esta práctica tiene sobre el cultivo y el lago, si bien el ayuntamiento no debió adelantarse a la autorización de la conselleria. Algunos cazadores se adelantaron al plazo general, continuaron al día siguiente a pesar de que el viento lo desaconsejaba y durante los siguientes días pusieron en peligro a todos. Creo que desde el ayuntamiento se tiene que hacer pedagogía con los cazadores, para que comprendan que somos los propietarios de los campos los que tenemos que realizar la quema de la paja”.

Prorroga de un año más la ayuda agro ambiental del arroz

La organización valora las modificaciones del Programa de Desarrollo Rural (PDR) para 2021 pero lamenta que desde 2014 solo lleva ejecutado un 34% de los fondos

AVA-ASAJA logra que la Conselleria prorrogue un año más la ayuda agroambiental del arroz

Valencia, 19 de diciembre de 2019. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) logra que la conselleria de Agricultura prorrogue un año más la línea de ayuda agroambiental del arroz, a través de una modificación en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020 enmarcado dentro de la Política Agrícola Común (PAC). Esta medida va a permitir que los arroceros valencianos perciban en 2021 una partida de 6.700.000 euros para el mantenimiento del cultivo del arroz bajo los máximos estándares de sostenibilidad medioambiental y sin los cuales, afirma la organización agraria, la rentabilidad de los productores se hubiera visto seriamente amenazada porque los actuales precios en origen no permiten cubrir por sí solos todos los costes de producción.

AVA-ASAJA había advertido al departamento agrario de la Generalitat Valenciana que los retrasos que están habiendo en el seno de la Unión Europea para reformar la PAC 2021-2027 provocan que muchos de los compromisos incluidos en los PDR autonómicos caduquen ahora, de manera que su mantenimiento depende de la voluntad política de las administraciones.

A petición de la asociación que encabeza Cristóbal Aguado, la conselleria de Agricultura también efectuará nuevas convocatorias de la ayuda a la producción ecológica, tanto en conversión como en mantenimiento, e incrementará el presupuesto a las ayudas a zonas de montaña. Parte de este dinero provendrá de líneas poco solicitadas, como el fomento de sistemas agrarios de interés para las aves esteparias, que la propia conselleria reconoce que no ha tenido éxito.

Por el contrario, AVA-ASAJA critica que Agricultura reducirá la partida destinada a las ayudas a las inversiones agrarias (planes de mejora) y considera ilógico su argumento esgrimido de que en la convocatoria de 2018 no se agotó el presupuesto puesto que en la convocatoria de 2020 han faltado fondos para beneficiar a todos los solicitantes.

AVA-ASAJA lamenta asimismo que el porcentaje de ejecución de las ayudas incluidas en el PDR de la Comunitat Valenciana 2014-2020 tan solo alcanza el 34% (153 millones ejecutados de un total previsto de 450 millones). Llama la atención el escaso grado de pagos en partidas como planes de mejora (11%) o la gestión forestal sostenible (14%). La Generalitat Valenciana se sitúa así por debajo de la media española y europea en la ejecución de estos fondos agrarios.

El responsable de la sectorial del Arroz de AVA-ASAJA, Miguel Minguet, valora que la conselleria de Agricultura haya atendido algunas de las principales reivindicaciones del sector: “La prórroga de la ayuda agroambiental del arroz era una medida absolutamente necesaria para garantizar la rentabilidad de los productores, que repercutirá tanto en el mantenimiento del cultivo como en la preservación de los parques naturales en los que se cultiva. Pero no todo han sido buenas noticias y hay que seguir mejorando el PDR autonómico para dotar de suficiente dinero aquellas partidas más demandadas como es el caso de los planes de mejora”.

Quema de la paja del arroz

Ante el inicio de las quemas de paja en arrozales del parque natural de La Albufera, Minguet hace hincapié en la prioridad de retirar todo el residuo que sea posible y en quemar el resto que no pueda ser retirado, estableciendo para ello un calendario organizado y pensado para causar las mínimas molestias a la sociedad, además de destinar los máximos esfuerzos para desarrollar a corto y medio plazo la tecnología necesaria que permita ampliar la retirada de la paja. “Los agricultores, como parte de la sociedad, sabemos que se trata de un problema grave y queremos que se habilite una solución desde el punto de vista social”, sostiene.

La inacción política elevan un 20% los daños agrarios

AVA-ASAJA reclama una ley nacional y autonómica de control poblacional en línea con las medidas que Alemania y Francia impulsan frente a la PPA

El Covid-19 y la inacción política elevan un 20% los daños agrarios por la superpoblación de fauna salvaje

Valencia, 16 de octubre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alerta de que la superpoblación de especies de fauna salvaje, sobre todo jabalíes, conejos y cabras montesas, está multiplicando los daños ocasionados en las explotaciones agrarias a unos niveles sin precedentes. La menor presencia humana en el medio rural y las restricciones impuestas a la caza con motivo del Covid-19, así como la inacción de las administraciones frente a este problema por presiones ideológicas, elevan un 20% las pérdidas anuales en la agricultura valenciana y superan por primera vez la barrera de los 30 millones de euros.

Asociados de AVA-ASAJA denuncian que manadas de jabalíes salen de los montes en busca de alimento e irrumpen en campos de cultivo donde provocan graves perjuicios: roen los troncos y las ramas de los árboles adultos, extirpan plantones jóvenes, excavan grandes agujeros en la tierra e inutilizan las gomas de goteo. Asimismo, con el inicio de la recolección de varias producciones valencianas, los jabalíes arrancan de los árboles naranjas, mandarinas, caquis y granadas que tienen a su alcance –aproximadamente hasta un metro de altura– lo que causa en algunos casos una disminución del 20% de la cosecha.

El responsable de la sectorial de naranjas de AVA-ASAJA, Salvador Juan Segura, ha sufrido considerables daños en sus campos de Tavernes de la Valldigna: “Los jabalíes, fundamentalmente, están fuera de control y cada vez provocan problemas más continuados que nos obligan a acometer con urgencia inversiones para reparar los desperfectos y minimizar la merma de producción. Las administraciones están haciendo dejadez de sus funciones y nos sentimos totalmente desamparados”.

El delegado de AVA-Montroi, Juan Miguel Femenia, también ha notificado esta misma semana que las cabras montesas se están dejando ver como nunca antes por sus huertos de Montserrat: “Tengo al menos ocho hanegadas de melocotón gravemente afectadas por las cabras. Sus mordiscos han dejado sin hojas e incluso sin piel muchas ramas en los árboles frutales. Estos siniestros impedirán que el año que viene obtenga una producción normal. Hasta ahora había daños aislados de conejos y jabalíes en campos que están cerca del río Magro, pero la situación va a peor y sinceramente no sabemos cómo acabaremos”.

La organización agrega que la fauna salvaje también genera accidentes de tráfico, ataques a personas, destrozos en urbanizaciones y núcleos urbanos, etc. Respecto al riesgo que entraña en la propagación de enfermedades para el ganado, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, señala que “la llegada de la Peste Porcina Africana (PPA) a jabalíes de Alemania debería sacar a nuestros políticos de su letargo y pasividad. La rápida reacción germana de intensificar al máximo la caza en un radio perimetral a los casos detectados y el proyecto de decreto que ha sacado a consulta pública el gobierno francés relativo a la captura de jabalíes debería servir de ejemplo a nuestra clase política”.

En línea con los planteamientos impulsados desde Alemania y Francia, AVA-ASAJA reclama al Gobierno central una ley nacional para el control poblacional del jabalí y las otras especies de fauna salvaje que están disparando los daños en la agricultura. Al mismo tiempo, pide a la Generalitat Valenciana que haga suya una ley autonómica que igualmente logre un equilibrio de la población de fauna cinegética y una convivencia beneficiosa para todos los colectivos sociales.

La política fitosanitaria provoca este año un desperdicio de alimentos.

Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

AVA-ASAJA advierte de que la política fitosanitaria provoca este año un desperdicio alimentario récord en el campo valenciano de 450.000 toneladas

Valencia, 28 de septiembre de 2020. Con motivo de la declaración por parte de las Naciones Unidas del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos mañana, 29 de septiembre, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) advierte de que el desperdicio alimentario no es solo un problema en la fase de la distribución y el consumo, sino que ya se produce y crece de manera alarmante a pie de campo.

Tanto es así que, debido a la falta de soluciones autorizadas para hacer frente a las plagas y enfermedades agrarias que impone la política fitosanitaria europea, la agricultura valenciana alcanzará este año un desperdicio alimentario récord de 450.000 toneladas, que se traduce en unas pérdidas de 156,6 millones para los productores, según un estudio técnico elaborado por AVA-ASAJA.

Los cultivos más afectados son los cítricos, especialmente las naranjas y mandarinas, que superarán las 357.800 toneladas perdidas en los huertos de la  Comunitat Valenciana, lo que arroja unas pérdidas de 120 millones de euros entre los perjuicios directos sobre la fruta y los costes de los tratamientos realizados. La principal causa que explica este desperdicio es la supresión esta campaña del Metil Clorpirifos, la única materia activa que venía demostrando eficacia contra el Cotonet de Sudáfrica (Delottococcus aberiae), sin poner a disposición alternativas de control viables y con la lucha biológica aún en una fase experimental. Otras plagas como el Trips de la Orquídea también se están expandiendo sin control.

El caqui es otra fruta de temporada que sufrirá devastadoras mermas de producción, llegando en algunas explotaciones a perder toda la cosecha. De acuerdo con el estudio de AVA-ASAJA, el desperdicio en este caso asciende a 85.000 toneladas y a unas pérdidas de 25 millones para los productores. La prohibición del Metil Clorpirifos está de nuevo detrás de los ataques sin precedentes de los cotonets y las moscas blancas, frente a los cuales los agricultores no han podido hacer nada pese a triplicar el número de aplicaciones fitosanitarias. Además, la aparición de resistencias a los productos autorizados ha permitido resurgir tras varios años la incidencia de la mancha foliar (Mycosphaerella nawae) en el tramo final de la maduración del fruto.

Otras producciones valencianas que padecen un preocupante desperdicio son la almendra, con 6.000 toneladas afectadas y 10 millones de pérdidas debido a la expansión de la avispilla del almendro a 40.000 hectáreas de once comarcas valencianas, y el arroz que pierde 6.000 toneladas en la actual siega, lo que supone 1,6 millones de impacto económico, debido a la afección de la enfermedad fúngica Pyricularia oryzae y de las malas hierbas.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, remarca que “la política fitosanitaria europea, con la complicidad vergonzosa del Gobierno español, está equivocada y nos aleja de los objetivos contra el cambio climático. La eliminación de las materias activas fitosanitarias empujada por postulados ideológicos y sin criterios científicos aumenta el número de tratamientos en el campo para combatir las plagas y enfermedades, con la degradación ambiental que ello implica; dispara el desperdicio alimentario a lo largo del ciclo del cultivo, sin reducir el consumo de recursos como abonos, fertilizantes, agua o energía; agrava la crisis de rentabilidad y eleva el abandono de campos. Justo lo contrario de lo que Europa debería lograr para preservar un territorio cuidado, productivo y sostenible”.

Además, Aguado recuerda la “contradicción suicida de que esas mismas administraciones comunitarias abren sus puertas a productos agrarios de terceros países que compiten de manera desleal porque utilizan sustancias activas que han sido prohibidas a los agricultores europeos. Sin duda, las políticas agrarias de la Unión Europea requieren un cambio de rumbo y lo requieren ya”.

CultivoDesperdicio (en toneladas)Pérdidas (en euros)
Cítricos357.800120 millones
Caqui85.00025 millones
Almendra1.20010 millones
Arroz6.0001,6 millones
Total450.000 toneladas156,6 millones

Fuente: AVA-ASAJA

La detección de la PPA en jabalíes de Alemania enciende las alarmas

AVA-ASAJA reclama extremar la bioseguridad, impulsar las ventas internacionales y reducir la superpoblación de jabalíes porque son propagadores de esta enfermedad

La detección de la PPA en jabalíes de Alemania enciende las alarmas del sector porcino valenciano

Valencia, 24 de septiembre de 2020. La detección de los primeros casos de Peste Porcina Africana (PPA) en jabalíes hallados en Alemania ha encendido todas las alarmas del sector porcino valenciano. Según advierte la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), la peor enfermedad de la porcicultura mundial está cada vez más próxima y su llegada a la cabaña española y valenciana supondría un desastre sanitario y comercial que pondría en peligro la continuidad misma de este sector fundamental para la economía de las áreas rurales.

En efecto, esta nueva información confirma el avance de la PPA desde 2018 en China y la Unión Europea (Rumanía, Polonia, Bélgica y ahora Alemania, el primer país productor de la eurozona) donde se han sacrificado miles de cerdos y se ha vetado la comercialización a los mercados exteriores.

“Los ganaderos tienen sobrados motivos para estar preocupados, incluso asustados”, explica el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado: “Hemos visto cómo 24 horas después del primer positivo el precio de la carne alemana se hundió un 13% y 48 horas después le cerraron las puertas de China, Japón o Singapur, mercados que absorbían más de 100.000 cerdos. Ante esta situación, el sector teme que Alemania trate de desviar más producción a los mercados europeos”.

Medidas de apoyo

AVA-ASAJA reclama medidas de apoyo a las administraciones, tanto al Gobierno español como a la Generalitat, dirigidas fundamentalmente a extremar los protocolos de bioseguridad y vigilancia a fin de mantener a España como país libre de PPA; impulsar las ventas internacionales, que ya representan más de la mitad de la producción nacional, mediante la absoluta garantía del buen estado sanitario de nuestras explotaciones; y reducir la superpoblación de jabalíes en el territorio para minimizar el riesgo de que estos animales propaguen esta y otras enfermedades que afectan al ganado.

“El sector porcino está atravesando un momento pujante debido al esfuerzo inversor realizado en los últimos años para ganar en competitividad y al buen comportamiento de las exportaciones a China y otros mercados que son deficitarios por la incidencia de la PPA. Pero los efectos globales tanto del Covid-19 como de esta enfermedad pueden interrumpir abruptamente esta evolución favorable. Por eso, debemos estar alerta y poner todos los recursos a nuestra disposición para evitar la propagación de la PPA”, señala Aguado.

Según datos de la conselleria de Agricultura, el número de explotaciones de ganado porcino presente en la Comunitat Valenciana es de 933, con un censo total de 1.350.655 animales.