Se reclaman herramientas para frenar el Cotonet

Los dirigentes agrarios denuncian la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones para garantizar la sanidad vegetal

AVA-ASAJA y LA UNIÓ reclaman hoy en Valencia herramientas para frenar el Cotonet de Sudáfrica y compensaciones por los 120 millones de pérdidas

València, 10 de julio de 2020. Centenares de agricultores convocados por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y La UNIÓ de Llauradors i Ramaders reclamaron hoy en Valencia, a las puertas de la Delegación del Gobierno, la autorización de herramientas de lucha eficaces y el pago de compensaciones por los daños ocasionados por la plaga del Cotonet de Sudáfrica, cuyas pérdidas durante la próxima campaña citrícola superarán los 120 millones de euros en la Comunitat Valenciana (6 millones por el coste de los tratamientos y 114 millones por los perjuicios directos sobre la fruta).

La concentración, que contó con el lema ‘Nuestros cítricos están en peligro. Soluciones para el Cotonet ya’ y con el respaldo de FEPAC-ASAJA Castellón, UPA-PV y el Comité de Gestión de Cítricos, hizo hincapié en la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones competentes –autonómica, nacional y europea– para aportar soluciones que permitan garantizar la sanidad vegetal en la agricultura valenciana.

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, rechazó “el juego de tenis que están disputando la conselleria de Agricultura y el Gobierno central, cuando todos tienen culpa en el problema de las plagas y enfermedades agrarias. El Gobierno no evitó la entrada del Cotonet por el puerto de Sagunto y la Generalitat tampoco hizo los deberes para erradicarlo. Luego está la Unión Europea, cuya política fitosanitaria suprime materias activas sin ofrecer alternativas viables, lo que dispara el desperdicio alimentario y arruina a los agricultores”. Por ello, Aguado instó a “no votar a quien no soluciona nuestros problemas”.

El secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, reprochó que “nos hacen la vida imposible, somos un auténtico coladero de plagas y encima, mientras a los agricultores europeos nos prohíben cada vez más materias fitosanitarias, dejan entrar importaciones de países terceros que siguen utilizando esas mismas sustancias, lo que genera una competencia desleal. La Generalitat da ayudas a todos menos a los agricultores y cuando nos prometen algo, después no lo cumplen. En cuanto al ministro de Agricultura, Luis Planas, no hace nada por los agricultores valencianos y parece que busca un sillón en Bruselas”.

Tras los parlamentos, los representantes de las organizaciones agrarias registraron un documento reivindicativo dirigido a la delegada del Gobierno, Gloria Calero, para que traslade a Madrid otras demandas como la asignación de un único puerto de entrada por Estado Miembro de los cargamentos de cítricos procedentes de terceros países, a fin de lograr la máxima especialización y mejorar la coordinación de los controles fitosanitarios de la UE; establecer inspecciones de seguridad alimentaria y sanidad vegetal en los países de origen; exigir al laboratorio nacional de referencia, que el Gobierno ha trasladado de Valencia a Lugo, que realice análisis de muestras asintomáticas a la fruta que entra por el puerto de Vigo; así como establecer una etiqueta distintiva que realce las ventajas fitosanitarias y ambientales que presentan los productos agrarios europeos respecto a los foráneos.

Con este acto de protesta, el sector agrario valenciano da continuidad al calendario de movilizaciones iniciado a principios de año, interrumpido durante el estado de alarma por el Covid-19 y retomado el pasado 26 de junio con un acto ante la conselleria de Agricultura en protesta por la desastrosa campaña de cebollas y patatas en la huerta valenciana. Si las administraciones no proporcionan soluciones, el sector agrario valenciano presagia un “otoño caliente”.

El Trips de la Orquídea se expande sin control en la citricultura valenciana y salta al aguacate

AVA-ASAJA denuncia que la conselleria de Agricultura no tiene una estrategia de control contra esta plaga tras prohibirse este año la materia activa más eficaz 

El Trips de la Orquídea se expande sin control en la citricultura valenciana y salta al aguacate

Valencia, 6 de julio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) advierte de que la plaga del Trips de la Orquídea (Chaetanaphotrips orchidi) se expande sin control en la citricultura valenciana e incluso, dada su capacidad de crecimiento y adaptación, acaba de ‘saltar’ al cultivo del aguacate.

Desde su primera detección en 2017, esta plaga de origen foráneo viene ocasionando crecientes daños en plantaciones citrícolas valencianas, sobre todo en las comarcas de La Safor, La Ribera y L’Horta, que alcanzan hasta el 50% de la cosecha en determinadas parcelas de naranja Navelina. Sin embargo, es en la presente campaña 2020/21 cuando la organización agraria prevé un repunte a raíz de la supresión del Metil Clorpirifos, la materia activa que demuestra una mayor efectividad contra esta y otras plagas del cultivo.

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, denuncia que “la conselleria de Agricultura no tiene una estrategia de control verdaderamente eficaz contra el Trips de la Orquídea porque no ha podido o sabido poner a disposición de los citricultores ningún método de lucha alternativo al Metil Clorpirifos, ya sea fitosanitario o biológico, que permita minimizar las pérdidas millonarias que van a sufrir por un problema generado por la incompetencia y el desdén de las propias administraciones”.

Aguado subraya el peligro añadido que supone la introducción del Trips de la Orquídea en el cultivo del aguacate: “Estamos viviendo un momento dulce del aguacate a causa de la demanda internacional que registra este fruto subtropical, la cual se traduce en precios razonables para los productores valencianos. Pero esa rentabilidad puede correr un grave riesgo si empiezan a surgir problemas de enfermedades y plagas que reduzcan la productividad”.

Año Internacional de la Sanidad Vegetal

AVA-ASAJA recuerda que el Trips de la Orquídea no es una excepción y que los agricultores valencianos también se enfrentan a otras plagas sin soluciones viables a corto plazo. “La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró 2020 Año Internacional de la Sanidad Vegetal –recuerda Aguado– pero vista la falta de herramientas de lucha para combatir el Trips de la Orquídea, así como el Cotonet de Sudáfrica en los cítricos, la Xylella fastidiosa en el almendro, la avispilla en el almendro… debería de replantearse la declaración y pasar a llamarse ‘Año Internacional de la Expansión de las Plagas y Enfermedades Vegetales’. La cruda realidad es que esto es un caos, los agricultores no sabemos cómo salvar nuestras cosechas, cada vez tenemos menos productos, más caros y menos eficaces, y además la Unión Europea es un coladero por donde entran nuevos patógenos venidos de todo el mundo ante los cuales las administraciones tampoco están preparadas. Señores políticos, póngase las pilas porque su inacción provoca más desperdicio alimentario, más abandono de campos y más dependencia de alimentos que puedan llegar o no de países terceros”.

Concentración en Valencia

AVA-ASAJA y LA UNIÓ han convocado el próximo 10 de julio una protesta en Valencia, a las puertas de la Delegación del Gobierno, para denunciar la ausencia de medidas destinadas a frenar la expansión del Cotonet de Sudáfrica, cuya incidencia prevé disparar a los 113 millones de euros las pérdidas entre los citricultores valencianos. Esta nueva movilización prosigue la unidad de acción iniciada con la multitudinaria manifestación del 14 de febrero, cuya campaña fue interrumpida tras la declaración del estado de alarma, y que tuvo de nuevo continuidad con la protesta del 26 de junio por la crisis de la cebolla y la patata.

A-ASAJA pide que los cambios tarifarios prescindan de gastos ajenos para abaratar un 30% la factura energética

Los regantes denuncian que la normativa que prevé el Gobierno augura más costes en plena crisis, más penalizaciones por exceso de potencia y más burocracia

AVA-ASAJA pide que los cambios tarifarios prescindan de gastos ajenos para abaratar un 30% la factura energética

Valencia, 29 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama al Gobierno central que la nueva metodología que prevé poner en marcha para calcular los peajes del transporte y la distribución de la energía eléctrica prescinda de gastos ajenos al riego agrícola con la finalidad de abaratar más de un 30% la factura energética a los regantes.

Entre esos gastos que la organización agraria pide que el ejecutivo elimine de la factura eléctrica y que financie a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) destacan “los incentivos a las energías renovables, cogeneración y residuos” (18,8% del coste total), “otros costes regulados” (9,6%) e “impuestos aplicados” a estos capítulos.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, subraya que “los agricultores ya estamos atravesando una durísima crisis de rentabilidad como para, además, pagar cuando regamos nuestros huertos unos gastos suplementarios que no tienen nada que ver con nosotros. La normativa que necesita el sector debería dirigirse a abaratar la factura, no al revés”.

Y es que, a juicio de AVA-ASAJA, la Circular 3/2020 publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y su modificación adoptada en el estado de alarma por el Covid-19 auguran a partir del 1 de abril de 2021 “más costes económicos, más penalizaciones por excesos puntuales de potencia y más lío burocrático para adaptarse a las nuevas exigencias técnicas como ocurrió en 2008”. 

Aguado agrega que “el Gobierno, especialmente el ministro de Agricultura, tiene aún margen de tiempo para reconducir este desaguisado y conseguir que los regantes paguen una factura eléctrica acorde a sus necesidades y a sus posibilidades económicas. Si mantiene sus planes, habrá más gastos para menos usuarios, y eso solo puede empeorar la crisis agraria y el abandono de campos”.

Campaña de protestas sectoriales hasta acabar con el “maltrato” a los agricultores

Las dos organizaciones critican que “la Ley de la Huerta no sirve para proteger a los productores de cebollas y patatas de la insolidaridad mostrada por la gran distribución”

AVA-ASAJA y LA UNIÓ arrancan hoy una campaña de protestas sectoriales hasta acabar con el “maltrato” a los agricultores valencianos

València, 26 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders protagonizaron hoy, a las puertas de la conselleria de Agricultura, una concentración de un centenar de personas para denunciar “la falta de compromisos” por parte de las Administraciones y “la insolidaridad mostrada hacia los productos de proximidad” por las cadenas de la gran distribución, que han provocado unas pérdidas superiores a los 20 millones de euros entre los productores de cebollas y patatas de la huerta valenciana. 

Ambas organizaciones agrarias han avanzado que este acto de protesta es el primero que van a convocar en los próximos meses y que, de este modo, inician hoy una extensa campaña de movilizaciones por sectores agrarios en crisis o en busca de soluciones a problemas específicos. Así, la próxima convocatoria exigirá medidas efectivas para la lucha del Cotonet de Sudáfrica en cítricos y caquis. Si no mejora la situación del sector agrario, las dos entidades auguran “un otoño caliente”.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, aseguró que “no vamos a parar de salir a la calle hasta que todas las Administraciones pongan en marcha medidas que acaben con el maltrato a los agricultores y ganaderos. De igual modo que se lucha contra el maltrato a las mujeres, al grupo LGTBI o a los animales, debe haber leyes que protejan de verdad a los productores del campo. O los políticos se ponen las pilas o haremos que se las pongan, a través de protestas que pueden ser menos prudentes que la de hoy, porque nos estamos jugando nuestro futuro”. 

Por su parte, el secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, defendió que “ahora no es el momento de hacer grandes aglomeraciones por sentido de la responsabilidad, pero haremos más protestas sectoriales, sin descartar el acabar con una manifestación global como la que hicimos en febrero. Las Administraciones no han apostado desde hace tiempo por nuestra agricultura y es imprescindible que impulsen políticas en apoyo de los profesionales. La gran distribución también puede hacerlo mucho mejor y apostar por los productos de proximidad”. 

Tras entregar un documento reivindicativo a la consellera de Agricultura, los dirigentes de AVA-ASAJA y LA UNIÓ lanzaron al suelo cebollas y patatas en protesta por los bajos precios ofrecidos mientras los lineales estaban llenos de importaciones foráneas a un precio multiplicado por mil del productor al consumidor. Asimismo, Cristóbal Aguado concluyó su intervención rompiendo, de manera simbólica, la Ley de la Huerta porque “no tiene ningún efecto sobre la rentabilidad del productor” y retó a la consellera a demostrar si sirve de verdad a los agricultores.

Las reivindicaciones se centraron en pedir más presupuesto a la Ley de la Huerta, así como a la Ley de Estructuras Agrarias; en impulsar la Ley de la Cadena Alimentaria mediante la fijación de costes efectivos de producción por parte de un organismo público; y en lograr una PAC más justa para la agricultura mediterránea, que aporte estabilidad al mercado, que abra mercados exteriores y que permita importaciones de países terceros que únicamente complementen la producción europea pero que en ningún caso la sustituyan. 

Daños del Cotonet de Sudáfrica que ascienden a 113 millones

Aguado: “Planas nos ha dejado sin la única sustancia que funcionaba porque no lo ha peleado ante Bruselas, es el ministro Duracell, sus problemas duran y duran” 

AVA-ASAJA exige al Ministerio compensaciones por los daños del Cotonet de Sudáfrica que ascienden a 113 millones y 380.000 toneladas perdidas de cítricos

Valencia, 19 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama al ministro de Agricultura, Luis Planas, que ponga en marcha indemnizaciones destinadas a compensar los daños provocados por el Cotonet de Sudáfrica (Delottococcus aberiae), una plaga que causa graves deformaciones a frutos como cítricos y caquis, y contra la cual los agricultores no disponen desde esta temporada de ningún tratamiento de probada eficacia debido a las restricciones fitosanitarias impulsadas por parte de las Administraciones.

Según un estudio técnico de AVA-ASAJA, el impacto de este insecto en la campaña citrícola 2020/21 superará los 113 millones de euros en pérdidas directas (78,7 millones en la provincia de Castellón, 31,5 millones en Valencia y 3,6 millones en Alicante). En cuanto a volumen de producción, la asociación prevé un total de 380.000 toneladas de mandarinas y naranjas perdidas en el campo y que, por tanto, no serán aptas para su comercialización en los mercados.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, acusa al ministro de Agricultura, Luis Planas, de “dejar a los agricultores sin soluciones eficaces para combatir una plaga cada vez más extendida y agresiva. Cuando la Unión Europea consumó su amenaza de no renovar el uso del Metil Clorpirifos –la única materia activa que funcionaba contra este cotonet– el ministro volvió a demostrar su inoperancia y ni siquiera peleó ante Bruselas para ampliar el periodo de gracia en esta campaña. Lo único con lo que contamos son medidas experimentales que, según los expertos, tardaremos años en saber si son eficaces o no”.

Efectivamente, investigadores del Instituto Agroforestal del Mediterráneo de la Universitat Politècnica de València (UPV) y responsables de la firma Química Massó confirmaron durante una jornada organizada por Phytoma que “los tratamientos químicos autorizados no controlan las grandes explosiones de población” en cítricos, mientras que en las alternativas con parasitoides o feromonas “habrá que esperar a ver su efecto sobre generaciones sucesivas”.

El Cotonet de Sudáfrica, introducido en 2009 en Benifairó de les Valls, se ha extendido por toda la zona citrícola valenciana, especialmente en el litoral de Castellón, el Camp de Morvedre, la Ribera Alta, La Marina Alta y La Marina Baixa, con una incidencia que alcanza hasta el 40% de afección media en la variedad Clemenules.

Aguado reprocha al ministro Luis Planas que “en lugar de utilizar su tiempo en propiciar acuerdos comerciales que benefician a países del hemisferio sur (Mercosur, México, Sudáfrica, etc.) a costa de arruinar nuestra agricultura, debería preocuparse por resolver los problemas que tiene aquí. Mientras que en los últimos seis meses Egipto ha abierto siete nuevos mercados para sus cultivos, España ha hecho justo lo contrario: sacrificar al sector agrario por problemas políticos que le son ajenos como ha ocurrido en Rusia, Estados Unidos y ahora veremos el acuerdo del Brexit que contempla aranceles al Reino Unido”.

En relación a las dificultades en la lucha contra plagas y enfermedades agrarias, Aguado asegura a Planas que “el desastre del Cotonet de Sudáfrica es exactamente el mismo que puede reproducirse si Europa lleva a cabo su plan ‘De la Granja a la Mesa’, que prevé más restricciones de fitosanitarios y fertilizantes sin alternativas viables. Este camino solo conduce a más desperdicio alimentario, a más abandono de campos y a más dependencia de alimentos foráneos. Que el ministro únicamente vea “oportunidades” en esa estrategia es un insulto a la inteligencia. Señor Planas, no sea el ministro Duracell, porque con usted los problemas duran y duran…”

AVA-ASAJA y LA UNIÓ se concentrarán el 26 de junio ante la conselleria de Agricultura por las patatas y cebollas

Las dos organizaciones agrarias valencianas vuelven a salir juntas a la calle tras las movilizaciones y las negociaciones con el Consell interrumpidas por el Covid-19

AVA-ASAJA y LA UNIÓ se concentrarán el 26 de junio ante la conselleria de Agricultura en protesta por la desastrosa campaña de patatas y cebollas

València, 18 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders anuncian la convocatoria conjunta de una concentración, el próximo 26 de junio a las puertas de la conselleria de Agricultura, en protesta por la desastrosa campaña que han sufrido los productores valencianos de patatas y cebollas.

Ambas organizaciones agrarias denuncian la falta de apoyo por parte de las administraciones ante una temporada marcada por la entrada de importaciones de hortalizas originarias del hemisferio sur justo al inicio de la recolección, por el cierre del canal Horeca y los mercados de proximidad derivado del Covid-19 y por el consecuente hundimiento de los precios ofrecidos a los agricultores (hasta 0,06-0,13 euros por kilo, menos del 60% respecto a las cifras percibidas la campaña anterior).

Esta crisis de rentabilidad ha vuelto a mostrar en la huerta valenciana imágenes dramáticas de agricultores obligados a destruir campos enteros porque las cotizaciones no cubrían ni siquiera los costes de recogida. Todo ello mientras los precios al consumidor han aumentado, alcanzando diferencias superiores al 1.000% del campo a la tienda.

Con esta concentración, las dos principales organizaciones agrarias de la Comunitat Valenciana retoman la unidad de acción que ya venían exhibiendo antes del estado de alarma, tanto con la histórica manifestación celebrada el pasado 14 de febrero en el centro de Valencia, como con la constitución de la Mesa de la Producción Agraria que abrió en marzo una ronda de negociaciones con el Consell, unas negociaciones interrumpidas desde entonces.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, reprocha que “la catástrofe vivida este año con las cebollas y patatas evidencia, una vez más, que nuestras Administraciones nos tienen desamparados y que la consideración de la actividad agraria como ‘esencial’ no se traduce ni en legislaciones ni en ayudas que tengan una incidencia real sobre la rentabilidad del sector. Ahí tenemos el ejemplo de la Ley de la Huerta, la cual venía para salvar a los agricultores pero ha demostrado ser una mentira, con muchas restricciones pero ningún apoyo”.

Carles Peris, secretario general de LA UNIÓ de Llauradors, indica que “la crisis de esta campaña de la patata y la cebolla, y la de otros muchos cultivos, se debe en buena parte a la actitud pasiva y condescendiente de las Administraciones con las importaciones desleales procedentes de países terceros sin ningún tipo de reciprocidad y además a la falta de sensibilidad de algunas cadenas de supermercados que en lugar de apoyar el producto nacional prefieren las producciones de terceros países. No es lógico que mientras nuestros campos se queden por recolectar los lineales estén llenos en determinados momentos de productos de fuera”.

AVA-ASAJA y LA UNIÓ no descartan ampliar el calendario de movilizaciones en las próximas semanas debido a los numerosos sectores agrarios que se están viendo gravemente afectados por una situación límite en términos de rentabilidad y que requieren medidas de apoyo de manera urgente y contundente.

Yo No Rompo La Cadena

Más de 15.000 personas han recibido productos derivados del caprino gracias a la campaña solidaria #YoNoRompoLaCadena

La iniciativa solidaria y sin ánimo de lucro promovida por Cabrandalucía (Federación Andaluza de Asociaciones de Caprino de Raza Pura) y sus asociaciones miembro (asociaciones de las razas murciano-granadina, malagueña, florida, payoya, blanca andaluza y negra serrana) se puso en marcha el pasado 3 de abril ante la crisis provocada por el coronavirus.

El lado más solidario de la ganadería caprina se ha demostrado mediante la aportación de más de 11.000 litros de leche de cabra, 330 kg de queso y casi 400 kg de cabrito andaluz, que han llegado a más de 15.000 personas de toda la geografía española donde esta federación tiene representación a través de sus ganaderos y ganaderas.

Hospitales, residencias, bancos de alimentos y otros colectivos de Andalucía, Extremadura, Cataluña, Castilla La Mancha, Castilla y León…han sido receptores de las diferentes donaciones, nutriendo, alegrando y endulzando estos días tan difíciles que nos ha tocado vivir.

Las donaciones han podido hacerse gracias a los 15.000 € recaudados, aportados por los propios ganaderos/as socios y técnicos de la Federación, y la colaboración altruista de más de medio centenar de personas que desinteresadamente han colaborado a través de la página web de Cabrandalucía. También gracias a la donación directa de productos derivados del caprino aportados por Cooperativas y pequeñas queserías artesanales. Y como no, también por la colaboración de organismos como Banco de Alimentos, Correos, Diputaciones provinciales, Protección Civil, Cruz Roja, así como ganaderos y técnicos de las distintas instituciones implicadas, que han aportado su pequeño granito de arena para que la campaña pueda ejecutarse.

#YoNoRompoLaCadena ha conseguido ayudar a quién más lo necesita en esta crisis sanitaria a la vez que ha conseguido dar visibilidad a los productos derivados del caprino: productos naturales y 100% sostenibles que ayudan a nuestra salud y a la del medio ambiente. La leche de cabra y sus derivados está considerada como un alimento “funcional” que ayuda a la recuperación de diversas enfermedades además de reforzar nuestro sistema inmunitario. 

Todo está conectado, somos una gran cadena en la que todos somos necesarios. Por ello, te pedimos que no rompas la cadena: sigue consumiendo productos caprinos. Con ello ayudarás  este sector tan vulnerable que ha sido azotado por la crisis del coronavirus; ayudarás al mantenimiento de empleo y de la vida en nuestras zonas rurales; ayudarás a la conservación del medio ambiente y la preservación de las razas caprinas autóctonas andaluzas.

#ConsumeProductosCaprinos           #YoNoRompoLaCadena

Cuadro de donaciones:

Vídeo resumen de la campaña: https://youtu.be/z2LrzjrFcBI

Más información:

Toda la información relativa a la campaña: https://www.cabrandalucia.com/inicio/yonorompolacadena/

Federación Andaluza de Asociaciones de Caprino de Raza Pura “Cabrandalucía”

CARRETERA Atarfe – Fuente Vaqueros, km 1.5 Cortijo Peinado, 18340 Fuente Vaqueros (Granada)

Teléfono/fax: 958 46 75 58  oficina@cabrandalucia.com | www.cabrandalucia.com 

Persona de contacto: Javier Fernández, Tfno.: 637 46 15 06

Cristóbal Aguado pide que no se refrene las medidas de apoyo a la agricultura por el covid-19

Cristóbal Aguado exige que el “papel estratégico” de la agricultura ante el Covid-19  no se quede en un “lema engañoso” y se vea refrendado con medidas de apoyo

AVA-ASAJA pide en les Corts incluir al sector agrario en el Plan de Reconstrucción mediante una hoja de ruta consensuada al menos a diez años

Valencia, 8 de junio de 2020. El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado, solicitó hoy durante su comparecencia en les Corts Valencianes incluir al sector agrario en el Plan de Reconstrucción Social, Económica y Sanitaria mediante la puesta en marcha de “una hoja de ruta consensuada al menos a diez años, gobierne quien gobierne, para reconducir el rumbo desnortado y suicida de las políticas agrarias”.

Aguado hizo hincapié en la necesidad de “profundizar en la colaboración con todas las organizaciones agrarias, sobre todo con La Unió de Llauradors, para unir fuerzas y plantear soluciones conjuntas ante unos retos que no han sido causados ahora por el Covid-19, sino que se arrastran desde hace décadas”. Asimismo, urge a todos los partidos políticos a “buscar un camino de consenso, aparcando ideologías y poniendo todos de su parte pragmatismo, respeto, inteligencia y generosidad”.

Tras decir que “de Madrid no podemos esperar nada”, el dirigente agrario se dirigió a los grupos valencianos con el objeto de reclamarles una serie de reivindicaciones de competencia autonómica “que no cuestan dinero, únicamente voluntad política para su aplicación inmediata”: un observatorio de precios que suministre una información valiosa al sector; el cálculo de los costes medios de producción, en contra de las tesis del Gobierno; el control de las superpoblaciones de fauna salvaje, cuyas pérdidas anuales AVA-ASAJA eleva a 30 millones de euros por las restricciones a la caza y la menor presencia humana en el territorio debido al estado de alarma; medidas contra los robos en el campo; la simplificación de la burocracia; inspecciones en los puntos de venta, etc.

Entre las medidas que sí exigen presupuesto, Aguado otorgó “máxima prioridad al impulso de la Ley de Estructuras Agrarias para ganar tamaño, reducir costes, introducir innovación y mejorar la comercialización y competitividad”. Otras demandas son la modernización de regadíos y la garantía de agua para todos los cultivos; mejorar la sanidad vegetal –“la Xylella fastidiosa debería estar ya erradicada”, recriminó Aguado–; un mayor apoyo a los seguros agrarios; y, en este sentido, una mejor cobertura de los daños causados por fauna salvaje e, incluso, un fondo de compensación por los mismos.

Respecto a la estrategia medioambiental ‘De la Granja a la Mesa’, Aguado reprochó que “la Comisión Europea renuncia a su soberanía alimentaria, tan puesta de manifiesto durante el Covid-19, porque supondría reducir la producción agraria europea y depender cada vez más de los alimentos venidos de países terceros. Alimentos foráneos que curiosamente entrarían por Holanda, país del vicepresidente de la Comisión Frans Timmermans encargado de defender este proyecto. ¿Economía circular o negocio redondo? ¿Acaso los alimentos del hemisferio sur llegan en catamarán?”, acabó preguntándose Aguado.

En esta línea, el presidente de AVA-ASAJA defendió que “la agricultura europea es el único sistema importante del mundo que ha reducido un 20% sus emisiones desde 1990, apenas supone el 10% de las emisiones de Europa y es un gran fijador de dióxido de carbono. Al culpabilizar al sector agrario del cambio climático, ¿se enmascaran otros intereses? ¿Por qué no se rectifica tras comprobar la descontaminación experimentada con el Covid-19, cuando el sector agrario no ha parado y se ha visto claramente quién contamina y quién no?”

En conclusión, Aguado exigió ante el hemiciclo autonómico que “el papel estratégico con el que las administraciones han considerado a la agricultura durante la crisis del Covid-19 no se quede en un lema engañoso, sino que se vea refrendado desde ya con suficientes medidas de apoyo”.

La Conselleria calcula los costes de producción frente a la negativa del Ministerio

Aguado: “El decreto sobre la cadena alimentaria será papel mojado si un organismo oficial no fija costes de producción y sigue dejando indefensos a los productores” 

AVA-ASAJA valora que la Conselleria calcule los costes de producción frente a la negativa del Ministerio

Valencia, 4 de junio de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) valora de manera positiva que la conselleria de Agricultura haya puesto en marcha una unidad de trabajo con el objeto de establecer informes científicos de carácter oficial sobre los costes efectivos de producción por campaña y cultivo en la agricultura valenciana.

Este compromiso del Consell, reivindicado por las organizaciones agrarias, contrasta con las últimas declaraciones manifestadas por el ministro Luis Planas, quien rechaza que sea un organismo oficial el encargado de publicar el coste efectivo de producción sino que, por el contrario, aboga porque sea el propio productor quien tenga que defenderlo frente al operador comercial, lo que le mantendría en una posición de desventaja y en víctima propiciatoria de prácticas abusivas.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, considera “fundamental contar con esta información rigurosa y transparente a disposición del sector. El decreto sobre medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación impulsado por el Gobierno central, el cual todavía está por desarrollar, acabará siendo papel mojado si los productores quedan indefensos, sin poder defender un precio digno por encima de unos costes efectivos de producción refrendados con un aval oficial”. 

Aguado agrega que “esperamos que este compromiso de la consellera Mireia Mollà se cumpla a la mayor brevedad posible, puesto que ya están empezando los primeros movimientos de compraventa de cultivos como cítricos y caquis. Creemos que la elección de la especialista en Economía Agraria del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), María Ángeles Fernández Zamudio, para esta labor es adecuada. Y ofrecemos nuestra colaboración leal para aportar explotaciones que faciliten la estimación más real posible de horquillas de gastos medios en función del tamaño, la situación geográfica, el grado de mecanización o la variedad del producto”.

AVA-ASAJA también agradece a la consellera de Agricultura las gestiones que está llevando a cabo con otras comunidades autónomas para intentar que se sumen a esta misma iniciativa.

El dirigente agrario concluye que “ningún agricultor y ganadero debería percibir precios por debajo de su coste efectivo de producción porque eso supone venta a pérdidas, hundimiento generalizado del mercado y abandono de explotaciones. El Gobierno ha de disponer de una Ley de la Cadena Alimentaria y de un Seguro de Costes eficaces que refuercen la viabilidad de las explotaciones agrarias. Al igual que opinan el resto de organizaciones agrarias, entendemos que la actividad agroalimentaria necesita ser exceptuada de las normas de competencia y, en ese sentido, animamos a la consellera que inicie las gestiones oportunas junto a otras comunidades y el Gobierno de España para lograrlo. Tal como hemos comprobado durante la crisis del Covid-19, nuestro sector es esencial y como tal debe contemplarse. AVA-ASAJA apela a la unidad del sector agrario valenciano, español y europeo para defender estos posicionamientos que garantizarían una agricultura de futuro con explotaciones competitivas, incorporación de jóvenes y una vida rural digna y de calidad”.

IFEMA arranca su actividad con SICUR ESPECIAL COVID

IFEMA arranca su actividad en julio 2020  con SICUR ESPECIAL COVID

Un evento centrado en la bioseguridad que nace para apoyar la reactivación económica de España y la necesaria adaptación de empresas y negocios al escenario de protección anti-COVID

Diseñado para poner en contacto la oferta y demanda de protección para la bioseguridad y difundir toda la información útil sobre protocolos y medidas que los sectores implicados están desarrollando   

Con un pionero e  innovador formato híbrido (online + presencial), que ofrece la potencia de la Inteligencia Artificial  en la identificación de necesidades y soluciones y la efectividad del encuentro personal 

Madrid, 1 de junio de 2020.- Después del importante papel desempeñado  durante la crisis sanitaria, IFEMA pone ahora al servicio  del tejido empresarial español, desde su esencial  área de especialidad, un evento diseñado para contribuir a la recuperación de   la actividad económica en condiciones de bioseguridad. Se trata de un monográfico   de  SICUR –  la gran Feria Internacional de la Seguridad Integral que IFEMA organiza desde hace 40 años -, dedicada en esta edición especial a dar a conocer las soluciones, equipos, productos y proveedores, así como los protocolos y  medidas,  necesarios  para  la adaptación de edificios, fábricas, oficinas, talleres y todo tipo de establecimientos y negocios al escenario presente.

SICUR ESPECIAL COVID, tendrá un pionero e  innovador formato híbrido (online + presencial), que ofrece la potencia de la Inteligencia Artificial  en la identificación de necesidades y soluciones y la efectividad del encuentro personal, y se pondrá en marcha  a partir del  próximo 1 de julio y hasta el 30 de septiembre.

Con esta iniciativa,  IFEMA desea poner su capacidad de convocar a los miles de empresas con las que tiene establecida relación continuada a través de sus distintas ferias y eventos,  a disposición de las empresas y entidades que ofrecen la información y las soluciones para  garantizar condiciones de bioseguridad  y así contribuir a la recuperación de la actividad. Como   mayor operador ferial de España y uno de los principales de Europa,  IFEMA llega a la práctica totalidad de los sectores de la economía española, representados en sus ferias.  En su último ejercicio acogió a casi 900 eventos con 33.292 empresas participantes y 4.323.775 visitantes.  A este largo alcance, se suma su amplia experiencia en SICUR, en referencia al  mundo de la Seguridad Integral y específicamente  con la  Seguridad e Higiene en el Trabajo.

·Evento  hibrido

Con un formato hibrido – online y presencial –  SICUR ESPECIAL COVID pondrá en contacto  a proveedores y clientes y permitirá generar reuniones de manera virtual y/o presencial.  La plataforma online dotada de Inteligencia Artificial, permitirá búsquedas y propondrá contactos con intereses coincidentes; ofrecerá generar diálogos, reuniones “one to one” – tanto virtuales como presenciales – y encuentros online de networking,  además de alojar espacios formativos en la web. Las reuniones presenciales tendrán lugar en IFEMA, los días 14 y 15 de julio de 2020,  y proporcionarán la oportunidad de ver productos en directo en un entorno seguro y afianzar la  relación comercial en un momento en el que las reuniones “cara a cara” toman especial valor.

SICUR ESPECIAL COVID ofrecerá  contenidos diseñados con la ayuda de las administraciones públicas y las asociaciones y organismos sectoriales, para informar y resolver dudas sobre los protocolos de seguridad que aplican en cada actividad.

Por su parte, el recinto ferial de IFEMA está adoptando ya  todos los protocolos basados en los criterios definidos por las autoridades sanitarias y los principales organismos públicos y sectoriales internacionales,  con el fin de ofrecer espacios que garanticen la seguridad,  el control y preservación de la salud de los distintos colectivos que intervienen en las ferias, así como en materia de higiene, calidad y seguridad medioambiental de las instalaciones.