El cultivo de la sandía valenciana se reduce casi un 30% en 7 años mientras los precios vuelven a hundirse

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que la presión bajista de la distribución, unida a la falta de calor en Europa, amenazan la campaña

 

El cultivo de la sandía valenciana se reduce casi un 30% en 7 años mientras los precios vuelven a hundirse

 

Valencia, 5 de julio de 2017. El cultivo de la sandía en la Comunitat Valenciana, que hasta hace bien poco era uno de los referentes de su horticultura, se encuentra en el serio trance de perder ese protagonismo hasta el punto de correr el riesgo de verse reducido a una presencia poco más que testimonial dentro del panorama agrario valenciano, según denuncia la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) tras analizar las datos oficiales del Ministerio de Agricultura sobre la evolución experimentada por la superficie dedicada a la sandía. El hundimiento de las cotizaciones que están viviendo estas días los productores de esta fruta contribuye a reafirmar esa impresión pesimista acerca de su futuro en tierras valencianas.

En primer lugar, y de acuerdo con las cifras al respecto que maneja el Ministerio, hay que subrayar que entre los años 2009 y 2015 las hectáreas destinadas al referido cultivo en la Comunitat Valenciana sufrieron un severo descenso de casi un 30% al pasar de un total de 1.043 a sólo 743. El año pasado, según las propias estimaciones de esta organización agraria, se produjo un ligero repunte que situó la superficie de sandía en torno  a 1.000 hectáreas, pero este año el terreno destinado a esta fruta tan característica del verano ha vuelto a descender de manera muy acusada y apenas alcanzará las 500 hectáreas.

Las causas de esta recesión hay que buscarlas una vez más en una continua falta de rentabilidad motivada por las presiones bajistas en materia de precios que viene ejerciendo de manera implacable la gran distribución, así como en la competencia que ejercen otras regiones de España de producción más precoz, como Andalucía y Murcia, y donde las áreas dedicadas a este cultivo sí se han mantenido en los últimos años.

En cuanto al desarrollo de la actual temporada vuelve a repetirse, para desgracia de los productores valencianos, una situación muy similar a la de ejercicios anteriores. Este año la campaña arrancó a finales de mayo con precios atractivos de entre 0,35 y 0,40 céntimos de euro por kilo para las cosechas más precoces de Andalucía y, algo después, de Murcia. Sin embargo, la coyuntura ha cambiado radicalmente en estas fechas coincidiendo con la entrada en el mercado de las producciones de sandía valenciana. Ahora mismo, las cotizaciones a pie de campo que ofrecen a los productores oscilan entre los 0,10 y los 0,15 céntimos por kilo, un precio que bordea el ridículo si se tiene en cuenta que el coste que conlleva cultivar ese mismo kilo difícilmente baja de los 0,17 céntimos.

Algunas de las grandes cadenas de distribución ya han comenzado a presentar ofertas de venta al público de 0,29 céntimos el kilo. La bajada de las temperaturas en los principales países europeos ha retraído la demanda y tal circunstancia sirve también como pretexto ideal a las grandes cadenas de compra para negociar a la baja, de tal manera que la rentabilidad de la campaña valenciana de sandía se encuentra seriamente amenazada en estos momentos.

“El arranque del verano está resultando desolador para el campo valenciano -lamenta el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado-. Al desastre de la cebolla y la patata, con cosechas destruidas por los propios agricultores ante la falta de precio, hay que sumar ahora los problemas que comprometen la viabilidad de la sandía. La paulatina pérdida de superficie durante los últimos años que viene registro un cultivo que ha sido un emblema de nuestra horticultura constituye un aviso para navegantes acerca del futuro que espera al sector agrario si los políticos que nos gobiernan, en la Comunitat Valenciana, en Madrid y en Bruselas, no aprueban medidas como un ley europea de cadena alimentaria o un seguro que rentas que contribuyan a frenar esta sangría”.

 

AVA-ASAJA cancela su movilización contra DIA tras retirar la oferta que reventaba el precio del arroz

La organización agraria ha presentado, no obstante, una denuncia ante la AICA para que investigue si la cadena de distribución ha incurrido en venta a pérdida

 

AVA-ASAJA cancela su movilización contra DIA tras retirar la oferta que reventaba el precio del arroz

 

Valencia, 29 de junio de 2017. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha decidido cancelar el acto de protesta que esta mismo semana acordó llevar a cabo en los próximos días contra la empresa de distribución DÍA por la campaña de ofertas que la citada cadena de supermercados había emprendido usando el arroz a precios reventados como producto reclamo para el público. El motivo que ha llevado a los responsables de la organización agraria a suspender, al menos temporalmente, las movilizaciones previstas contra DÍA no es otro que la decisión que acaba de tomar la firma de retirar la mencionada iniciativa promocional.

Efectivamente, DÍA había programado y comenzado a llevar a cabo una oferta, entre los días 22 de junio y 12 de julio, consistente en vender en sus supermercados de la Comunitat Valenciana el kilo de arroz blanco redondo de calidad extra a 0,39 el kilo, cuando en los días previos al inicio de esa promoción estaba comercializando ese mismo kilo en sus lineales a 0,68. Semejante bajada coloca el precio de venta al público por debajo de los costes de producción que tiene que afrontar un arrocero para cultivar un kilo de arroz, ya que dichos costes se sitúan en torno a los 0,47 céntimos de euro por kilo. Prácticas comerciales como las que estaba desarrollando DÍA en estas fechas, y que por lo demás son frecuentes entre las grandes firmas de la distribución, revientan los precios en origen de los productos agrarios que son objeto de las mismas y podrían incurrir en la llamada venta a pérdida, una posibilidad penalizada por la legislación.

Por eso mismo, AVA-ASAJA ha presentado una denuncia ante la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) en la que se solicita a este organismo, adscrito al Ministerio de Agricultura y cuya misión es velar por el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, que inicie una investigación sobre la oferta de precios del arroz realizada por la firma DÍA.

No obstante, y tal como ya se ha apuntado, la referida cadena de supermercados ha eliminado dicha promoción tras las quejas y presiones recibidas por los representantes del sector arrocero de AVA-ASAJA. Entiende la organización agraria que la rectificación de DÍA merece la suspensión de las movilizaciones inicialmente previstas. Desde AVA-ASAJA se advierte, no obstante, que van a seguirse muy de cerca los movimientos que lleve a cabo tanto DÍA como otras empresas de distribución en materia de precios y que si sus ofertas atentan contra los intereses del sector recibirán cumplida respuesta.

Degradación de nuestro sector agrario

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, señala que el informe del Ministerio de Agricultura demuestra “la tremenda degradación que sufre nuestro sector agrario”

 

El regadío valenciano se reduce un 3,2% en diez años mientras crece un 11,4% en el resto de España

 

Valencia, 27 de junio de 2017. La superficie destinada a los cultivos de regadío en la Comunitat Valenciana ha sufrido un apreciable descenso del 3,2% durante la última década, una disminución que contrasta poderosamente con el muy significativo incremento del 11,4% registrado en el conjunto de las tierras de regadío de España, según los datos contenidos en el Informe sobre el Regadío de la Encuesta de Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) que elabora el Ministerio de Agricultura. A la vista del contenido de este informe, el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado, subraya que “las cifras muestran sin ningún género de dudas la tremenda degradación que sufre nuestro sector agrario”.

La notoria pérdida de protagonismo del regadío valenciano en el período comprendido entre los años 2006 y 2016 resulta todavía más inquietante si se tiene en cuenta que en el resto de comunidades autónomas españolas donde también está implantado este tipo de producciones los aumentos de superficie han sido muy notables.

Así, y de acuerdo con la información oficial proporcionada por el Esyrce, mientras la Comunitat Valenciana perdía el 3,2% de su regadío, al pasar de una superficie de 297.440 hectáreas en 2006 a otra inferior de 287.731 en 2017, Extremadura experimentaba una espectacular subida del 33,8% en esa misma variable, al tiempo que los crecimientos de superficie de regadío en las principales zonas productoras de España se repartieron del siguiente modo: Andalucía (+16,5%), Castilla-La Mancha (+12,08%), Murcia (+12,1%), Castilla-León (+8,9%) y Aragón (+6,5%).

No menos elocuente acerca de la negativa evolución de la agricultura valenciana durante los últimos tiempos resulta el hecho de que la Comunitat sea la única de toda España cuyo regadío ha sufrido un retroceso. Por cultivos, es también el de los cítricos, precisamente el que tiene mayor presencia y arraigo en tierras valencianas, el único que perdió espacio durante la última década con una caída de su superficie del 10% en el conjunto de España, mientras que el terreno dedicado a frutales no cítricos creció un 26% y el destinado al olivar lo hizo en una proporción del 38%.

Cristóbal Aguado se pregunta al respecto “qué más tiene que ocurrir para que nuestros políticos, para que nuestros gobernantes, den cuenta de que el campo valenciano se encuentra en una situación límite. Los números hablan por sí solos y las conclusiones no pueden más demoledoras y pesimistas, ya que mientras la agricultura de regadío, de la que esta tierra ha sido un referente internacional, se hunde cada vez más en nuestra Comunitat la superficie en el resto de zonas de España aumenta con paso firme”.

El presidente de AVA-ASAJA añade que “el mito del Levante feliz es un tópico inadmisible con el que se pretende ocultar la realidad de forma interesada y que le sirve a Madrid para discriminarnos en todos los frentes. Somos la única comunidad que ha perdido tierras de regadío en la última década y eso indica también que mientras los gobiernos autonómicos de otras zonas han apostado por su agricultura aquí llevamos treinta años escuchando buenas palabras sin que nadie se haya tomado la cuestión agraria mínimamente en serio. Las cifras oficiales así lo demuestran y resulta evidente que nuestra petición reiterada a los grupos políticos valencianos para que alcancen un gran pacto que garantice el futuro de nuestra agricultura está más justificada que nunca”.

 

Superficie de regadío en las comunidades autónomas (2006-2016):

 

Comunidad Autónoma 2006 2016 Variación
Andalucía               925.157           1.078.506 16,58%
Castilla-La Mancha               462.413               518.293 12,08%
Castilla y León               394.589               429.874 8,94%
Aragón               378.543               403.338 6,55%
Comunidad Valenciana               297.440                 287.731   -3,26%
Extremadura               199.797               267.423 33,85%
Cataluña               247.701               256.210 3,44%
Murcia               167.334               187.686 12,16%
Canarias                 22.137                 24.722 11,68%
España           3.278.906             3.655.417   11,48%

 

Superficie de regadío de los principales cultivos (2006-2016):

 

Cultivo 2006 2016 Variación
Olivar               555.673               766.923 38,02%
Viñedo               303.692               355.562 17,08%
Cítricos               307.173                 276.341   -10,04%
Frutales no cítricos               251.784               317.786 26,21%

PROPUESTA DE REGULACIÓN DEL MERCADO DEL ACEITE DE OLIVA

COAG ANDALUCÍA EXIGE AL MAPAMA UNA PROPUESTA DE REGULACIÓN DEL MERCADO DEL ACEITE DE OLIVA

La eurodiputada Clara Aguilera lo reclamaba ayer en su comparecencia con los Comisarios Europeos de Agricultura y Competencia. Ha de ser el Ministerio de Agricultura quien articule un planteamiento al respecto.

Sevilla, 22 de junio 2017. COAG Andalucía valora de forma positiva la reclamación que ayer hacía la eurodiputada socialista Clara Aguilera, en relación con la regulación del mercado del aceite de oliva. Aguilera lo planteaba en su comparecencia conjunta con los Comisarios de Agricultura, Phil Hogan, y de la Competencia, Margrethe Vestager, en la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, de la que esta política andaluza es Vicepresidenta.

Aguilera ha solicitado que se aprueben garantías jurídicas para que el sector oleícola pueda acometer el almacenamiento colectivo cuando sea necesario, es decir, cuando exista sobreproducción. De esta forma, se podrían estabilizar las cantidades de aceite de oliva entre distintas campañas, con lo que el agricultor podría asegurarse una estabilidad de precios vital para su subsistencia. Esta estabilidad también supone un beneficio para los consumidores, que no se verían sometidos a vaivenes de precios en un producto esencial de su dieta.

La Comisaria de Competencia mostró su disposición a valorar una solución para el aceite de oliva pero recalcó que debe ser el Ministerio de Agricultura el que presente un planteamiento concreto para poder estudiar su viabilidad.

La necesidad de una autorregulación del mercado en el sector del aceite de oliva es una de las ideas que COAG Andalucía viene remarcando en los últimos meses. Como ha explicado el responsable del sector del olivar, Juan Luis Ávila, “es necesario abordar ya una autorregulación del mercado de aceite de oliva con el fin de evitar la enorme volatilidad de los precios”. Sin embargo, advierte que “no se deben poner en marcha herramientas que no sean útiles para el sector, sino que se debe realizar una planificación”.

Por eso, COAG Andalucía pide al MAPAMA que haga cuanto antes una propuesta concreta. Para ello, el responsable del sector olivarero considera que las herramientas de regulación de mercado deben acordarse en el marco de la Interprofesional del Aceite de Oliva, ya que se trata del único ente en el que está incluido todo el sector del aceite de oliva, por lo que es el marco idóneo para que se tomen este tipo de decisiones. De hecho, no sería la primera vez que se hiciera algo así: ya se ha llevado a cabo anteriormente un acuerdo de este tipo, por lo que es una postura totalmente viable. La regulación del mercado debe hacerse a través de una extensión de norma.

Juan Luis Ávila ha recordado que ahora es el momento idóneo para trabajar en la regulación de mercado. “Aún hay tiempo, pero no debemos demorarnos mucho en llegar a un acuerdo”, explica. Esta regulación tan necesaria es “una voluntad del Parlamento Europeo, que ya ha dicho que estas medidas de regulación deben materializarse, tal y como vemos reflejado en la PAC, que busca reforzar la cadena alimentaria”.

Por último, “no podemos olvidar que la labor de Competencia se encuentra en entredicho, tal y como ponen de relieve muchas sentencias que se están dictando sobre decisiones que ha tomado en el pasado y que ahora se demuestra que no eran las adecuadas”, concluye.

Anuncio de Phil Hogan en la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo

 

COAG aplaude el inicio del proceso de aprobación de una ley de ámbito europeo contra las prácticas comerciales abusivas en la cadena agroalimentaria

 

  • Durante su comparecencia,  el Comisario de Agricultura adelantó que el proyecto de regulación de la cadena agroalimentaria podría presentarse en la primera mitad de 2018.

 

  • Es una demanda histórica de esta organización para proteger a los agricultores y ganaderos de los abusos e imposiciones de las grandes cadenas de distribución europeas.

 

 

Madrid, 22 de junio de 2017. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) aplaude el anuncio del Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, para iniciar el proceso de aprobación de una ley de ámbito comunitario contra las prácticas comerciales abusivas en la cadena agroalimentaria.

 

Durante su comparecencia en la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo del pasado martes, Hogan adelantó que el proyecto de regulación de la cadena agroalimentaria podría presentarse en la primera mitad de 2018. La Comisión Europea lanzará próximamente una evaluación de impacto de aproximadamente doce semanas sobre esta futura norma y a continuación una consulta pública de al menos doce semanas, tal y como detalló el Comisario de Agricultura.

 

Durante los últimos años, COAG ha trasladado en múltiples ocasiones a la Comisión Europea la necesidad de poner en marcha de manera urgente nuevas normas a nivel de la UE para afrontar las prácticas comerciales desleales que afectan a la cadena y en especial a los agricultores y ganaderos, así como el establecimiento de sistemas de cumplimiento eficaces en los Estados miembros. Sobre este tema ya se habían pronunciado gran parte de los organismos de la UE, desde el Parlamento Europeo, al Consejo, pasando por la Task Force de los Mercados Agrarios que emitió su informe de resultados en noviembre de 2016 apoyando la necesidad de una normativa al respecto.

 

COAG considera que debe haber una regulación obligatoria y un enfoque jurídico único para toda la Unión Europea, que prohíba determinadas prácticas abusivas (venta a pérdidas, subastas a ciegas, imposición de pagos atípicos…), que sirva de elemento común para todas las operaciones comerciales y que garantice la igualdad de condiciones en la Unión Europea, aunque pueda dejar cierto margen a los Estados miembro para adaptarse a sus particularidades. “Apoyarse únicamente en un sistema voluntario para afrontar las prácticas comerciales desleales es insuficiente e ineficaz: no facilita a los agricultores poder presentar sus quejas de manera anónima y reducir el miedo que les genera la posibilidad de recibir represalias de sus clientes”, ha subrayado Miguel Blanco, Secretario General de COAG. En sentido, COAG sostiene que debería incluirse en la futura normativa UE la figura de una autoridad pública e independiente que pueda imponer sanciones en caso de incumplimiento.

Petición de autorregulación para el aceite de oliva

COAG-Jaén pide al nuevo consejero de Agricultura valentía, firmeza en su etapa al frente de la Consejería

La Coordinadora le ha trasladado a Rodrigo Sánchez Haro la necesidad de que la Junta encabece la petición de conseguir una autorregulación basada en una extensión de norma en el sector del aceite de oliva

Jaén, 19 de junio de 2017. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en Jaén ha reclamado hoy –durante su participación en el Consejo Provincial del Aceite de Oliva- al nuevo consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro valentía a la hora de afrontar los retos para el futuro del sector oleícola.

Durante su intervención en la reunión del Consejo Provincial del Aceite que se ha celebrado esta mañana en la Diputación Provincial de Jaén y a la que ha acudido el nuevo consejero, el secretario general de COAG-Jaén, Juan Luis Ávila, le ha trasmitido la necesidad de que sea la Junta de Andalucía la que encabece la petición para conseguir la autorregulación en el sector del olivar, basada en una extensión de norma, aprovechando las posibilidades que recoge la PAC en Europa.

Además, Ávila también ha incidido en que “es preciso hacer un frente común con argumentos válidos y mucha firmeza en la actual tramitación de la PAC”, de forma que se impida que “salga de Jaén ni un euro más hacia otros territorios”. Es más, ha expuesto que se debe trabajar en la línea de “intentar recuperar la inversión que Europa tenía hacia las zonas más desfavorecidas del sur del continente, como es Andalucía”. En este sentido, el secretario general aclara que la Organización es consciente de que se si produce una reducción del presupuesto comunitario en general, esta reducción afectará al montante global, pero “lo que no podemos volver a consentir es que con el mismo presupuesto comunitario, solo pierda dinero Andalucía, como ocurrió en la anterior reforma”.

Por ello, Ávila ha asegurado que “el consejero tendrá el apoyo de COAG”, a la vez que ha matizado que “será un apoyo concreto”. Es decir, esta Coordinadora quiere “dejar de perder el tiempo en acuerdos genéricos que no nos conducen a ningún sitio, en los que parece que todos remamos en la misma dirección y después, nos damos cuenta de que cada uno defiende sus propios intereses”. Por ello, COAG-Jaén se decanta por trabajar en acuerdos más concretos, en los que se clarifique de forma evidente lo que se quiere conseguir.

Además, durante el Consejo, Juan Luis Ávila, también ha apostado por dar un impulso a la gestión de por parte de la Consejería de Agricultura. “No podemos seguir permitiendo que las organizaciones agrarias tengan un volumen ingente de trabajo mientras seguimos careciendo de las herramientas necesarias para trabajar adecuadamente. “Necesitamos una gestión más eficaz para poder realizar nuestro trabaja y dar un servicio eficaz a los agricultores”, ha añadido.

El comité hispano-franco-italiano exige el fin de veto ruso del sector hortofrutícola

El presidente de AVA-ASAJA y vicepresidente de ASAJA, Cristóbal Aguado, que participó en la cumbre de Roma, lamenta la tibieza de los gobiernos comunitarios

El comité hispano-franco-italiano exige el fin de veto ruso tras constatar unas  pérdidas acumuladas de 2.000 millones en el sector hortofrutícola europeo

 

Valencia, 16 de junio de 2017. El impacto del veto ruso, decretado en el verano de 2014 y que afecta a las exportaciones agropecuarias de los países comunitarios, está resultando devastador para el sector hortofrutícola europeo cuyas pérdidas como consecuencia de este bloqueo comercial alcanzarán los 2.000 millones de euros a finales de este año, tal como se puso ayer de manifiesto durante la reunión plenaria del Comité Mixto Hispano-Franco-Italiano celebrada en Roma.

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y vicepresidente a su vez de ASAJA, Cristóbal Aguado, participó en el citado encuentro y durante su intervención lamentó, además de las graves consecuencias económicas derivadas del veto ruso, “la tibieza y hasta el silencio cómplice en torno a este problema que vienen mostrando tanto los gobiernos de la Unión Europea, como el propio Ejecutivo comunitario. Es como si este asunto hubiese desaparecido de las agendas políticas, como si no existiese, pero los agricultores y los comerciantes europeos somos muy conscientes de que el bloqueo perdura y nos cuesta a razón de 500 millones de euros anuales. Por tanto, que nadie se rasgue las vestiduras si crece el euroescepticismo”.

Ante semejante panorama, el Comité Mixto Hispano-Franco-Italiano –un organismo constituido por representantes de los sectores agrario y comercial de los países mencionados, así como de sus respectivas administraciones- acordó reclamar a la Unión Europa (UE) que active las negociaciones con Rusia para lograr el fin del veto ruso y acabar así con la sangría económica que desde hace cuatro años viene sufriendo el sector hortofrutícola europeo.

Asimismo, durante la reunión celebrada ayer en Roma los representantes de los distintos colectivos participantes destacaron como factor positivo el ligero incremento aprobado este año para los precios de retirada de frutas y hortalizas, si bien esa subida no servirá para compensar ni las pérdidas del bloqueo ruso ni, desde luego, las desastrosas campañas comerciales de fruta de hueso, patata y cebolla que está viviendo este año el sector.

Otro de los asuntos relevantes abordado durante la reunión del Comité Mixto Hispano-Franco-Italiano fue la conveniencia de que los mecanismos de la llamada gestión de crisis ante las complicaciones del mercado se extienda a todo tipo de entidades de carácter empresarial para incrementar así su eficacia en lugar de limitar estas actuaciones a las Organizaciones de Productores (OP), tal como ocurre en la actualidad.

Finalmente, se analizaron también los aspectos negativos derivados de las importaciones hortofrutícolas procedentes de terceros países y, en este sentido, se solicitó el establecimiento de condiciones de reciprocidad.

Stock de aceite de oliva, el mas bajo en diez años

Jaén asistirá al ‘stock’ de aceite de oliva más bajo de la última década, según COAG

 

Las salidas de aceite de oliva al mercado en mayo crecen un 20% respecto a las registradas en abril, y la media de salidas mensuales es de 124.000 toneladas

 

Jaén, 14 de junio de 2017. COAG-Jaén estima que, según la evolución de producción y comercialización que se está registrando en los últimos meses, la próxima campaña asistiremos a ‘stock’ de aceite de oliva más bajo de los últimos diez años.  

 

Según los últimos datos provisionales de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) referentes al octavo mes de la campaña (31 de mayo de 2017), las salidas de aceite de oliva al mercado en mayo crecieron un 20% respecto a las registradas en abril, con casi 124.000 toneladas. Así, las salidas medias al mes durante esta campaña se sitúan en las 124.000 toneladas, de las que 80.000 se encuentran destinadas a la exportación.

 

De este modo, las existencias finales (contabilizando las que se encuentran en manos de envasadoras, Patrimonio Comunal Olivarero y almazaras) a finales de mayo eran de 691.000 toneladas, es decir, casi 105.000 menos que en abril y unas 80.000 menos que el año pasado en esta misma fecha. Es importante señalar, en este extremo, que la media de existencias en los últimos seis años en esta época es de 892.000 toneladas.

 

Por ello, teniendo en cuenta que las salidas para los próximos meses pueden continuar estables como hasta ahora (entre 122.000 y 124.000 toneladas/mes), COAG-Jaén señala que las existencias a final de campaña serían de poco más de 200.000 toneladas, con lo que el ‘stock’ es técnicamente cero.

 

La Coordinadora subraya que aunque la próxima campaña sea de producción media –lo que aún es pronto para pronosticar, teniendo en cuenta la acuciante sequía que sufre el olivar- los precios permanecerán estables debido al poco enlace de aceite disponible. En cualquier caso, COAG-Jaén continúa apostando por una regulación de mercado real, tal y como permite la normativa europea, para evitar fluctuaciones de precios que perjudiquen al olivarero y al consumidor.

El Glifosato cumple todos los criterios de seguridad

Recuerdan a las autoridades comunitarias que los principales organismos científicos han avalado con sus informes que el glifosato cumple todos los criterios de seguridad

AVA-ASAJA y UPA-PV piden a la UE que prorrogue otros 15 años el uso del herbicida más empleado del mundo

 

Valencia, 9 de junio de 2017. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA-PV) reclaman a la Comisión Europea que prorrogue el uso del herbicida más empleado en el mundo –el glifosato– por un período de otros 15 años, que es el tiempo máximo que establece la legislación actual antes de proceder a una nueva revisión y análisis de las sustancias activas que se emplean en la agricultura para seguir permitiendo su manejo y aplicación por parte de los agricultores.

La petición de ambas organizaciones agrarias se dirige concretamente al Standing Committe on Plants, Animals, Food and Feed (SCoPAFF), el organismo dependiente de la Comisión Europea que tiene la última palabra en este tipo de decisiones y cuya intención, de acuerdo con las informaciones a las que ha tenido acceso el sector, es limitar a sólo 10 años la autorización del glifosato en lugar de renovar su uso durante ese período máximo de 15 años que contempla la ley. En este sentido, AVA-ASAJA y la UPA-PV recuerdan a la SCoPAFF que los principales organismos científicos de la Unión Europea (UE), esto es, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) ya han avalado con sus informes que el glifosato cumple todos y cada uno de los criterios de seguridad e idoneidad que son preceptivos en estos casos y han sugerido por ello la conveniencia de prorrogar su empleo durante otros 15 años.

Además, entidades de carácter científico de países tan acreditados como Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia o Nueva Zelanda han descartado igualmente la supuesta peligrosidad de este herbicida y por ello el sector agrario solicita a las autoridades comunitarias que se basen en la ciencia a la hora de emitir su pronunciamiento y no se dejen influir por las virulentas campañas contra el glifosato que han llevado a cabo determinados grupos ecologistas, unas campañas cuya falsedad e inconsistencia ha quedado patente y sobradamente demostrada por las últimas evidencias científicas al respecto.

 

Actitud sorprendente de la COAG de la Comunitat Valenciana

 

Al hilo precisamente de esta última cuestión es preciso señalar que resulta sorprendente como poco la actitud exhibida por la organización agraria COAG de la Comunitat Valenciana al adherirse a un manifiesto contra el uso del glifosato. La posición de la COAG choca frontalmente con la del resto de entidades del sector y su alineamiento con ciertas tesis radicales y acientíficas que atentan contra el interés general del sector resulta difícil de entender.

Y es que son muchas y muy poderosas las razones que respaldan la petición de prorrogar durante el máximo período de tiempo permitido por la ley el empleo del referido herbicida, puesto que no en vano el glifosato es el herbicida más utilizado en la lucha contra las malas hierbas sin que se disponga a fecha de hoy de ninguna alternativa mínimamente solvente. En consecuencia, la mencionada sustancia es un aliado insustituible para los agricultores y una herramienta fundamental para acabar con la maleza, impedir la erosión del suelo y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, también hay que tener en cuenta que cualquier limitación en el manejo del glifosato por parte de la Comisión Europea dejaría a los agricultores comunitarios en una posición de clara desventaja competitiva respecto a los productores de otras zonas del mundo donde su empleo sí está autorizado, con el inconveniente añadido de que después de usar la sustancia en cuestión venderán sus producciones en Europa.

 

El pedrisco afecta a más de 10.000 hectáreas de cultivo

AVA-ASAJA destaca que las comarcas más afectadas son Camp de Túria y el Valle de Cofrentes, mientras que los productos con más daño son cítricos y frutales

 

El pedrisco afecta a más de 10.000 hectáreas de cultivo y causa pérdidas de 15 millones de euros

 

Valencia, 5 de junio de 2017. Las distintas tormentas de pedrisco que se han sucedido a lo largo del fin de semana en distintas zonas de la Comunitat Valenciana han provocado daños importantes en la agricultura a lo largo y ancho de una franja de terrenos de cultivo que supera con creces las 10.000 hectáreas, de acuerdo con las primeras estimaciones realizadas por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

Las pérdidas económicas que sufrirán los cultivadores como consecuencia de los diversos episodios de piedra registrados a lo largo de los últimos días podrían situarse en torno a los 15 millones de euros en una estimación todavía provisional, ya que las tormentas han descargado en áreas muy distintas y diseminadas y resulta complicado valorar en toda su amplitud el alcance de los daños.

En cualquier caso, y a la vista de los testimonios recogidos entre los agricultores, las comarcas de Camp de Túria, el Valle de Cofrentes, Los Serranos, La Costera y la Vall d´Albaida son las que se han llevado la peor parte. Por lo que respecta a las producciones agrarias afectadas son los cítricos, seguidos de frutales de hueso, como nectarina, albaricoque o melocotón, caquis y hortalizas, como el tomate, los cultivos que configuran la lista de los principales damnificados por el temporal. En menor medida, también los almendros y olivos de la comarca de Los Serranos han sufrido los efectos negativos del pedrisco.

El grado de afección sobre las cosechas es muy variable y oscila entre el 100% en los cultivos de cítricos, caqui y frutales de localidades como Montesa, hasta niveles del 70%, en los cítricos de Pedralba, y de entre el 40% y el 30% en los cítricos, frutales y caquis de los términos municipales de Losa del Obispo, Casinos, Llíria o Villar del Arzobispo. También es muy relevante la incidencia de la granizada en el Valle de Cofrentes, donde los daños se concentran en cereales, olivar y almendro.

Sin embargo, también es preciso destacar que las copiosas lluvias que han descargado durante el fin de semana en buena parte de la Comunitat Valenciana  han reportado consecuencias extraordinariamente beneficiosas para la agricultura en aquellas zonas donde el agua no ha caído acompañada de piedra. En esta época del año, y coincidiendo con el incremento generalizado de las temperaturas, resulta muy positivo el importante riego adicional que han supuesto estas tormentas para todos los cultivos, ya que además de contribuir a incrementar el calibre de los frutos limpia los arboles, recarga los acuíferos y atenúa la incidencia de las plagas.